Título: Un niño prodigio
Autor: Irène Némirovsky
Edición: Alfaguara
Páginas: 100

Irène Némirovsky es una autora a la que conocí no hace mucho con su libro El baile y fue para mi una inmejorable toma de contacto con la autora. Me encantó su forma de escribir sencilla y a la vez dejando tan al descubierto el alma de los personajes.

Estaba decidida a leer más libros suyos, pero hasta ahora no se me había presentado la oportunidad. Ha sido precisamente con este libro que os comento ahora, con el que he podido volver a deslumbrarme con el talento de esta escritora.

Me entusiasma su fácil prosa, nada enrevesada, sin artificios, casi como haciendo constancia de una serie de hechos, como contando una historia tal cual es, pero consiguiendo emocionarnos y hacernos sentir la piel y el alma de sus personajes.

En el caso de Nèmirovsky si la historia es importante los personajes son la esencia vital que la mantiene viva.

En este caso tenemos un niño judío criado en la pobreza y frecuentando ambientes poco recomendables para su tierna vida. Desde los 10 años Ismael se mueve por los ambientes portuarios del Mar Negro, frecuentando tabernas y descubriendo su don para encontrar las palabras con las que entona sus cantos y que tocan el alma de aquellos que las escuchan.

Un ambiente nada recomendable el que rodea a Ismael al comienzo de la historia, pero sin embargo ese ambiente, esa vida es la que inspira su arte, la que le hace vivir.

Un hombre que le oye cantar le llevará ante la presencia de una rica dama, La Princesa, como la llamará a partir de ese momento Ismael. La dama caprichosa lo toma bajo su custodia para disfrutar de sus canciones, pero Ismael que ya tiene 13 años la adora, no sabe ver en ella el egoísmo, lo voluble de sus caprichos.

Ismael cae preso de unas fiebre cerebrales y el medico piensa que morirá, pero se recupera, aunque deberá seguir su convalecencia en el campo, sin la presencia de La Princesa, que tiene mejores cosas que hacer y caprichos nuevos que descubrir.

Ismael crece, intenta aprender más sobre otros poetas, sobre técnicas, y todo ello le lleva a su triste final, a la pérdida absoluta.

Es un libro breve pero increíble, la capacidad de Nèmirovsky de decir tanto, de resumir una vida, en tan pocas palabras es asombrosa. Me ha encantado particularmente la parte final, donde se ve la similitud de El Barin, antiguo amante de La Princesa, también antiguo juguete roto de la dama. La parte final la conversación entre Ismael y El Barin es de una belleza y una dureza esclarecedora.

Los padres de Ismael también son un punto clave, como esa manera de ver a sus hijos o de conducirse en la vida, puede ser parte de la dureza de una época pero no deja de ser una crítica feroz, pero una evidencia de que a veces alguien es conducido a la desgracia a base de pequeños empujoncitos.

Un libro de lectura fácil y mucho tiempo de asimilación de toda su profundidad. Una historia bella y triste, que recomiendo leer a todo el mundo.

La autora Irène Némirovsky, nació en 1903 en Kiev (Ucrania), en una familia judía de clase acomodada. Publicó su primera obra a los 24 años, a la cual le seguirían otras más. Sufrió el exilio a causa de su origen judío y de hecho, fue detenida por la policía francesa y deportada a Auschwitz, donde murió un mes después de su ingreso, era el año 1942.

Me mantengo en mi decisión de seguir descubriendo a esta maravillosa autora.

Título: Los orígenes del mundo – Mitología japonesa
Autor: Claude Helft
Ilustrador: Karine Le Pabic
Edición: BLUME
Páginas: 77

——–

Estamos ante un libro precioso, tanto por contenido como por continente. La edición es cuidada, el interior en un precioso papel verjurado en tono crudo, sirve para darle ese toque especial y sobre todo para resaltar las ilustraciones que contiene.

Pertenece a una colección que se llama Los orígenes del mundo, y que trata la mitología característica de varias culturas sobre todo en cuanto a como explica cada una de ellas el nacimiento del mundo.

El libro del que yo os hablo es concretamente la historia desde la mitología japonesa, pero hay en dicha colección tres tomos más con diferentes explicaciones al origen del mundo que son la India, la Navaja, y la Romana.

En este caso se nos cuenta como los primeros Kami ( Dioses) comienzan con la creación del mundo dando lugar a muchos kami más.

El mundo se va dividendo en imperios que en ocasiones entran en disputas.

Se va ordenando las historias de forma cronológica hasta dar lugar a la aparición del primer emperador, considerándose que los emperadores (incluido el actual) son de origen divino.

Se ven similitudes, con otras mitologías, desde el punto de que también los kami (dioses) tienen características debilidades y pasiones humanas. E incluso me ha resultado curiosa la historia de las pruebas a las que Okuninushi ha de enfrentarse. Dicha historia, salvando las distancias, me ha recordado un poco a los doce trabajos de Hercules, sobre todo por que a Okuninushi se le encargan dichas pruebas con la idea de que son imposibles de cumplir, al igual que en el caso de Hercules, pero ambos sorprenden cuando finalmente pueden llevarlas a cabo, en este caso lo que obtiene Okuninushi por superar estas pruebas es una esposa.

El libro está maravillosamente ilustrado y en algunas partes vemos además unos recuadros azules con aclaraciones sobre conceptos o tradiciones derivadas de esta mitología.

Al final tenemos un gráfico muy útil con la genealogía de los Kami hasta llegar al primer emperador.

El libro se lee en un suspiro, las historias son amenas, y los recuadros aclaratorios interesantes. El papel tiene un tacto muy agradables y las preciosas ilustraciones acompañan muy bien a la lectura y a la ambientación de las historias.

A mi el tema de la mitología japonesa me interesa especialmente por lo mucho que influye tanto en su literatura, como en su cine y puesto que tengo cierta debilidad por este tipo de cine y literatura me apetecía conocer ese origen del mundo.

Quizás si vas buscando algo más complejo o general, se quede corto, porque realmente este libro solo nos habla de los Kami que participan en la creación del mundo y en su distribución, así que realmente si queremos entrar más en el folklore japonés con sus demonios, tradiciones y rituales, no nos servirá de gran cosa. Para ello quizás sería mejor un libro de leyendas japonesas. Pero como introducción hacia la cultura japonesa y para poder entender por ejemplo algo de su tradición el libro está muy bien.

Os dejo unas fotos del interior del libro para que veáis las ilustraciones y los recuadros que os mencionaba además de la genealogía de los kami.

En cuanto a la autora, Claude Helft sabemos que ha escrito textos de referencia y diccionarios, pero también ha escrito relatos. Piensa que los libros son como los amigos: fieles, alegres, llenos de imaginación y dispuestos a cuchichear sin fin, incluso a altas horas de la noche (y yo estoy de acuerdo con ellas).

Karine Le Pabic, la ilustradora, es diplomada en Artes Plásticas y ha estudiado en la Escuela Superior de Artes Decorativas y sus trabajos se han expuesto en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia.

Título: Las tarántulas venenosas no siempre devoran a los dioses griegos
Autor: Rachel Antúnez Cazorla
Edición: e-book
Páginas: 164

—-

Rachel, la autora de esta novela, tuvo la amabilidad de ofrecer su libro a todos los participantes del Reto 25 españoles, que organiza Laky en su blog Libros que hay que leer.

Yo, aunque no suelo leer novela romántica reconozco que al ver la portada del libro ofrecido no me pude resistir, ya sé que eso no dice gran cosa de mi a la hora de elegir lecturas, pero no lo puedo evitar, hay libros que me entran por los ojos y portadas que me enganchan. Lo bueno de la portada es que me hizo pensar que me iba a echar unas cuantas risas leyendo el libro y que no sería la típica historia pastelona y dramática. Y no lo es, afortunadamente. Es un libro muy divertido.

La historia nos habla de Gea una chica que acaba de pasar por una mala experiencia amorosa con su exnovio “el cuernifero” y no está demasiado abierta al amor. Pero un día, gracias a esto de la redes sociales, vuelve a contactar con un antiguo amor de adolescencia, Hector, con el que también sufrió un desengaño amoroso pues la dejó por su mejor amiga, la tarántula venenosa, una de esas chicas despampanantes que hace volver hacia ella las miradas de los hombres.

Lo que empieza como un reencuentro de viejos amigos, aunque por parte de Gea la atracción es más que evidente, los cual nos proporcionará varias situaciones muy divertidas, va poco a poco convirtiendose en algo más, pero la cosa no es tan fácil, están envueltos los amigos, la familia y algún que otro malentendido.

Lo que más me ha gustado de la historia, es que aunque obviamente es una novela romántica, esa no es una parte agobiante de la historia si no que le da un punto muy divertido gracias a que el libro están en primera persona y es la propia Gea la que nos lo va contando todo. Y ese es el fuerte de Rachel, que ha sabido expresar muy bien, todos los puntos débiles femeninos, desde la tendencia al autoflagelamiento y la autocompasión, como a la inseguridad siempre permanente de no tener una imagen perfecta, pero con una gracia y de una forma tan divertida que se te pasan las páginas sin pensar.

Por que Gea se autocompadece de si misma, se queja de sus michelines, es capaz de hacer el ridículo y contarnoslo sin problemas y todo lo hace de esa forma tan familiar en la que alguien hablaría con alguien muy cercano y por eso el lector se siente como un mirón en mitad de una comedia romántica.

Se que las comparaciones son odiosas, pero en este caso no me he podido sacar de la cabeza el diario de Bridget Jones, aunque nuestra Gea no llega a contar las calorías, poco le falta, si está empeñada en compensar sus excesos gastronómicos a base de ingerir piña. Yo diría así, a las bravas, que estamos ante una Bridget Jones a la española, con todo lo que eso conlleva.

Es un libro fácil, ameno y estupendo para pasar un rato entretenido y echarse unas risas sin demasiadas complicaciones, o sea el libro ideal para desengrasar un poco. Así que no pestañeo a la hora de recomendarlo. Promete entretenimiento y una historia de amor y cumple. Así que perfecto.

Muchísimas gracias a Rachel por compartir su libro con nosotros porque me ha encantado leerlo y si sigue escribiendo más aventuras sobre Gea (que tal una segunda parte, si Bridget pudo Gea también), seguramente acabaré leyéndolas también.

Y una felicitación también para quien sea que haya elegido la portada ¿he dicho ya que me encanta? pues queda dicho una vez más.

Si queréis tener el libro lo podéis adquirir en Amazon al fantástico precio de 0,89 euros.

Si preferís la edición en papel podéis comprarla por 6,80 aquí.

Y os recomiendo también visitar el Blog de la autora, Rachel Antúnez Cazorla.

Título: Sabor a chocolate
Autor: José Carlos Carmona
Edición: Punto de Lectura
Colección: Libros acuáticos
Páginas: 154

————–

Os diré con sinceridad que este no es un libro que tuviera pensado leer, pero me lo regalaron para Reyes principalmente por su formato, y mi recién descubierta afición a leer en la bañera. Sí, este libro tiene su versión acuática y es la que yo he leído.

Pero si es cierto que es un libro que quizás en otras circunstancias me hubiera pasado desapercibido, también lo es que he disfrutado mucho de su lectura.

El libro es en realidad la historia de una saga familiar cuya profesión y pasión tiene que ver mucho con el chocolate.

Vemos como se suceden la búsqueda del amor, los encuentros y desencuentros, la desgracia y la alegría en medio de un marco histórico complicado y ambientado en dos continentes diferentes. Y así se desarrolla la vida de estas personas.

Tiene capítulos muy cortos e historias muy interesantes, una combinación perfecta para enganchar página tras página y no poder soltarlo hasta terminar.

El libro está lleno de amor, a la vida, al arte, al ajedrez, al chocolate. Amor con todo lo que eso conlleva, con las pérdidas, las esperas y los reencuentros y un final que no quiero desvelar. Y como el chocolate, dulce unas veces, amargo otras, la vida continua, los personajes se suceden, se entrelazan y conectan, se pierden y se encuentran y al final nos queda una historia hermosa.

El final resulta impactante. Las últimas páginas se me han quedado grabadas mientras las devoraba queriendo saber el final de la historia. Y al final es de esos libros que cierras lentamente y conservas sujeto en tus manos, pensando en él. Pensando en lo justo o injusto de la vida y saboreando las palabras que has disfrutado durante su lectura.

Un libro muy recomendable, un libro con una historia hermosa, con varias generaciones de personajes interesantes y un final inesperado.

Aquí podéis ver el trailer book de Sabor a chocolate

Autor: Lian Hearn
Título: Flores y sombras
Edición: suma de letras
Páginas: 523

—-

Flores y sombras es uno de esos libros para leer con calma, sin prisas, no solo para poder saborear la historia si no para poder asimilar toda la información que encontramos en ella.

Se puede decir que Flores y sombras es la historia de la vida de una persona y quienes la rodean en un situación turbulenta que abarca muchos años de su vida. Pero ante todo, lo que el libro nos proporciona es una visión interesante de una época histórica de Japón, cuando la tradición y todo lo establecido parece estar en peligro ante la aparición de los occidentales.

Hay un personaje principal Tsuru, la hija de un médico que desearía con toda su alma poder ejercer la profesión de su padre pero que le está vetada por el hecho de ser mujer.

Tsuru al comienzo del libro nos presenta a su familia y lo que es su vida cotidiana, pero según avanzamos vamos viendo como tanto Tsuru como el mundo que la rodea cambia de un modo vertiginoso.

Tsuru se casará, se moverá por Japón ocultando su identidad y llamandose Imaike, vivirá un amor prohibido con su tío Shinsai y nos conducirá de esa manera por la historia de Japón, por el fin de los tiempos de los samurais y sus señores, por el inicio de un nuevo Japón donde las castas ya no sean determinantes.

Esta novela está repleta de personajes al cual más interesante, pero a veces podemos llegar a perdernos un poco. Entre el nombre del personaje, su nombre familiar, y que alguno de ellos cambian de identidad a lo largo de la historia, hay que estar atentos para seguir el hilo. Pero creo que esto no es un gran inconveniente puesto que el libro te atrae desde la primera página y mantiene el interés hasta el final.

La historia del libro está contada en primera persona por Tsuru, pero hay intercalados capítulos en los que el título es un nombre propio, esos capítulos están escritos en tercera personas y centrados en el personaje que da nombre al título en cuestión.

Muchos, de esos capítulos con nombres propios tienen que ver con la muerte de dichos personajes, y esto a su vez enlaza con una peculiaridad de Tsuru, ya que suele tener visiones sobre como van a morir las personas a las que ve.

Me ha gustado mucho lo bien que plasma este Japón feudal, este sistema de castas en el que tu destino viene determinado por en que familia hayas nacido y sobre todo me ha gustado como se explican costumbres cotidianas y sociales sin que la historia pierda nada de ritmo. De hecho si hay algo que tiene este libro es un buen ritmo constante.

Estamos ante un libro hermoso, que cuenta una historia épica, dura y bella a partes iguales.

La portada es preciosa y el título ya dice mucho. Está editada por Suma de letras con un formato en rústica con solapas. En el interior de las solapas tenemos información sobre la autora y algunos comentarios sobre el libro.

Al inicio del libro tenemos un mapa del Japón de 1857 para que podamos seguir el recorrido de Tsuru y los diferentes sitios donde ocurren los hecho.

También tenemos al principio una lista de personajes, algo que nos será realmente útil para no perdernos en ese festival de identidades. Para que os hagáis una idea la lista contiene el nombre y descripción de 57 personajes. La mayoría son históricos y el resto ficticios que son en realidad los que unen la historia a través de sus vidas.

En definitiva, es este un libro que utiliza la vida de una familia del Japón de 1857 para, a través de sus vivencias, contar una importante época de Japón que fue una transición, ni mucho menos pacifica, de la época feudal al Japón moderno.

Lian Hearn (seudónimo de Gillian Rubinstein), se dio a conocer por sus obras juveniles entre ellas “Leyendas de los Otori”. Flores y sombras es su primer libro orientado más a un público adulto. Estudió en la universidad de Oxford y su profundo interés por Japón y su historia la llevó a estudiar su idioma y viajar a ese país en varias ocasiones.

Podéis visitar la web de la autora haciendo click en la imagen de abajo.