Autor: Artur Balder
Título: La piedra del monarca
Edición: Montena
Colección: Serie infinita
Páginas: 388

Siempre que se presenta un libro comparándolo a un clásico indiscutible, hay que hacer un gran esfuerzo para leerlo olvidándose de dicha comparación. Esto es lo que le ocurre a la piedra del Monarca.

Así que si esperamos encontrarnos un nuevo Tolkien solo conseguiremos sentirnos defraudados y no sería justo para el libro porque es realmente bueno, pero en la comparación pierde irremediablemente.

Pero si nos quitamos de encima la idea de que vamos a leer otro Señor de los anillos, podremos disfrutar sin duda con la lectura y nos daremos cuenta de que estamos ante un libro que puede convertirse en un clásico, porque aunque bebe de muchas fuentes, algo inevitable en este género literario, tiene también entidad propia.

El libro toma prestado de muchos lugares, fantasía, cuentos, mitología, algo de historia y con eso construye una historia que en realidad es el nexo de varias pequeñas historias que acaban uniéndose al final.

Tiene además ese regusto de los libros de aventuras clásicas, en cuanto al viaje iniciático de un joven hacia su madurez. Porque a lo largo de la aventura, Blaín, el hijo del herrero irá aprendiendo sobre cosas importantes que le harán formarse como persona.

Blaín no solo ha de partir en busca de su padre si no que el camino hasta llegar allí será un aprendizaje constante.

Comenzará visitando al cuenta cuentos en su pueblo que le hará tres encargos. De ellos obtendrá una llave mágica, y la misión de entrar en los reinos inferiores, a los que se accede a través de la piedra del monarca (en realidad están en su interior, lo que me ha recordado al mundo prisión de Alas de Fuego de Laura Gallego). Esos mundos inferiores donde la magia y el mundo de los cuentos son algo real.

Pero Blaín no irá solo en su aventura ya que le acompañarán sus amigos y al igual que ocurría con La compañía durante el relato del Señor de los Anillos, estos amigos a los que el autor también les llama “la compañía” en una ocasión se verán separados y teniendo que tomar diferentes caminos para llegar al final.

Tenemos también a Aurnor el nigromante, pieza clave en la historia que quiere controlar tanto el mundo humano con el de la magia y para ello entran en juego dos herederos a un trono Carlomán y Carlomagno, los hermanos carolingios enfrentados por una misma herencia lo que nos lleva al herrero que forjará una espada que hará invencible a uno de los dos hermanos. Así que nos moveremos por el mundo real y el mundo de los reinos inferiores de forma simultánea viendo como los acontecimientos se van sucediendo y como unos están conectados con los otros.

es un libro que abarca lectores de todas las edades, y es acto para un niño desde 8 años hasta una persona adulta. El libro tiene muchas explicaciones, mucha historia y mucha trama, pero no es difícil de entender y sin embargo conserva la frescura de un libro de aventuras lleno de acción y sorpresas.

La parte mágica es realmente atrayente pues no solo encontraremos magos, gigantes, enanos, si no que tendremos personajes que parecen sacados de los cuentos, como las brujas del principio o los hombres gatos primos lejanos de los hombres lobo :)

Y en cuanto a referentes del libro creo que hay muchos. De hecho no he podido evitar acordarme de otros libros según leía. Ya he mencionado Alas de Fuego, Y El señor de los anillos (por lo de La Compañía), pero me ha recordado también a libros como Corazón de tinta, quizás también por ese mundo mágico y una de los personajes que más me han llamado la atención en cuanto a referentes es La sombra. La sombra inmediatamente me ha hecho pensar en los Nazgûl del Señor de los anillos, pero por su descripción también a los Dementores de Harry Potter. Por su forma de avanzar me han recordado de nuevo a Corazón de tinta, donde algo llamado la sombra iba cubriendo y destruyendo todo cuanto encontraba a su paso. Creo que es una de las cosas del libro que me han parecido más atractivas y quizás me hubiera gustado que el autor la desarrollara un poco más, aunque entiendo que el libro ya tiene bastante miga como para ir recreándose en detalles así.

El libro tiene una encuadernación en tapa dura con sobrecubierta con un diseño my atractivo. Y como sorpresa en la parte de atrás tenemos un plano desplegable para poder seguir claramente los lugares que nuestros héroes van visitando.

El autor, Artur Balder, nacido en Alicante es director de cine y escritor de libros juveniles.

Podéis visitar la web del libro en español.

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

2 comentarios

  1. Qué manía tienen en hacer comparaciones y en llenarse la boca con frases como “el libro del año”, “El nuevo Tolkien”. No se dan cuenta de que, en la mayoría de las casos, sólo consiguen crear falsas expectativas que muchas veces llevan a l decepción.

  2. Pues a mi me parece del todo acertada tu crítica. Pasando de las frases publicitarias el libro me gusta mucho y tiene aspectos originales, algo difícil en el género de fantasía.

Deja un comentario