Autor: Michael D. Beil
Titulo: El anillo de Rocamadour
Colección: El club de las chaquetas rojas
Edición: Roca editorial
Páginas: 279

——-

Este libro ha sido para mi un gran descubrimiento.

Lo he disfrutado de principio a fin y que aunque al principio me ha llevado a mi pre-adolescencia, cuando leía libros de “Los Cinco”, “Los Hollister” o “Puck”, Y también recuerda a otras detectives en plan Nancy Drew, al final el libro ha sabido definirse muy bien y ha resultado muchísimo mejor, con diferencia.

Podría parecer un libro para un publico muy concreto, chicas adolescentes, pero yo, que tengo bastantes más añitos lo he disfrutado mucho y esto se debe a el método que presenta para resolver el enigma.

Comenzaremos conociendo en primer lugar a las protagonistas.

Tenemos primero a las cuatro chicas que forman el club de las chaquetas rojas. El nombre se debe a que todas son alumnas de un colegio religioso llamado Santa Veronica que tiene por costumbre vestir con una chaqueta roja a sus alumnas cuando llegan a secundaria. Nuestras protagonistas acaban de pasar a secundaria y ganarse así el derecho a vestir una de estas chaquetas, pero esa no es la única novedad, pues el curso comenzará con un enigma que hay que descifrar.

La historia se desarrolla en Nueva York y me encanta ver reflejado en el libro los contrastes de esta ciudad.

Las cuatro chicas tienes características particulares, que harán que puedan resolver partes concretas del misterio. A ellas se une también un chico, Raf, por el que se siente atraída Sophie, una de las chicas y narradora del libro.

Tenemos también un profesor de literatura loco por Dickens, Una anciana extravagante, la que les encarga la resolución del misterio a las chicas. Un hombre de clásicos modales que bien podría ser un villano o todo lo contrario.

Y en cuanto al misterio es una especie de caza del tesoro en el que hay que ir resolviendo pistas para llegar a la X y encontrar dicho tesoro, en este caso el anillo de Rocamadour.

La narración por boca de Sophie hace el relato sumamente divertido porque intercala sus pensamientos personales con el relato de lo que va ocurriendo. Y tenemos que tener en cuenta de que aunque estén intentando resolver un misterio no dejan de ser adolescentes, con todo lo que implica.

Pero lo que le hace ganar puntos al libro, son las aportaciones culturales, tanto en el tema literario, pues las chicas están leyendo Grandes Esperanzas y van a participar en una cena dickensiana, organizada por el profesor de literatura, con una parodia. Si no que las pistas del enigma se resuelven también con conocimientos de diversa índole.

Para llegar hasta el anillo hay que saber de literatura, religión, aritmética… y se nos dará la oportunidad de resolver nosotros mismos los acertijos, lo que hace que el libro sea muy participativo.

Dichos acertijos hacen que el libro esté orientado a niños con la edad de las protagonistas, así que yo diría que está recomendado a partir de los 12 años, sobre todo si se quieren resolver las pistas, porque hay que tener determinados conocimientos, aunque el libro explica muy bien ciertas cosas, sobre todo la parte matemática.

Teniendo en cuenta que el libro tiene humor, una historia interesante un misterio a resolver y unos cuantos acertijos en los que nos vemos involucrados, creo que da mucho de sí.
También tenemos junto a la trama principal del misterio otras tramas que tienen más que ver con asuntos propios de las chicas, como asuntos familiares, económicos, etc.

Así que el libro te mantiene interesado tanto en el misterio y la resolución de las pistas, como en lo que toca más de cerca a las protagonistas, también con la anciana y el motivo por el que desea resolver las clave.

Como no podía faltar también hay malos y hay que estar atentos.

El libro, editado por Roca editorial en su sección juvenil, tiene tapa dura y tanto su portada como contraportada son bastante llamativas, dejando clara como será la linea de la colección. Porque obviamente es esta la primera aventura de las chicas del Club de las Chaquetas Rojas.

Y al terminar el libro, si queréis más misterios tenéis una última pista para descubrir.

En cuanto al autor, Michael Beil, vive actualmente en Manhattan donde da clases de literatura y teatro en una escuela católica solo para chicas (durante el relato lo he imaginado como el alter ego del profesor de literatura de las chicas, y Santa Verónica como un reflejo de la escuela donde da clases) pero nació y creció en Andover (Ohio) y antes de trabajar como profesor, la que es su verdadera vocación, trabajo construyendo barcos.

Además de compartir vida con su mujer Laura Grimmer, su perras Isabel y Maggie y sus gatos Cyril y Emma, también tiene la compañía de sus clásicos de Harvard (hay todo un guiño a ellos en el libro).

Si queréis podéis visitar la web de esta colección (está en inglés).

Hay dos libros más de esta colección publicados en inglés, aunque creo que de momento no están traducidos pero espero que no tarden en llegar. :)

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

Deja un comentario