Después de dos novelas de Emily llegamos a la tercera y con el buen sabor de boca que me ha dejado estoy más que dispuesta a compartirlo con vosotros.

Si en la segunda novela protestaba un poco por que se había dejado a parte la historia que se nos descubría en la primera, ya no sabíamos nada más del archienemigo de la familia Strange, en este tercer volumen lo recuperamos por fin.

Emily, instalada en un nuevo pueblo y comenzando a escribir otro diario, está dispuesta además a no tener que afrontar ni un vez más la experiencia de asistir a la escuela, conseguido este punto, elabora un plan de estudios en casa para ese año, en el que entra una asignatura que le impartirá su madre, la de Historia de la Familia Strange.

Gracias a esta asignatura Emily se entera de lo que le pasó a su tía abuela Lily y eso le incita a querer ayudarla, para lo cual tiene que acabar su experimento “maqui”, para lo que necesita roca negra líquida. Pero no le queda ni una gota así que decide ir a Blackrock (donde se desarrolla el primer libro) pero cuando llega no está, donde debería estar no hay nada. Así que no le queda más remedio que exprimir la roca negra líquida que hay en otros experimento y utilizarla con “maqui” con lo cual llegamos al año 1790 en plena epidemia de fiebres blancas y conocer en persona la tía abuela Lily, a Caleb el antepasado de Jakey y a Boris el antepasado de Attikol. El problema que tiene Emily ahora es que allí no queda roca negra líquida ya, con lo cual la posibilidad de volver a su época no está muy clara.

Así a parte de ver a Emily en un entorno diferente sin los recursos habituales, nos enteramos más de la historia familiar y sabremos más sobre Emily y las niñas oscuras.

El libro es muy divertido, entretiene de principio a fin y me ha gustado tanto como el primero.

Se podría esperar quizás que hubiera bajado la originalidad de los relatos, pero no es así. Quiero decir que los libros de Emily sorprenden, no son más de lo mismo. Es cierto que tienen una serie de cosas comunes, como el formato del diario, o que Emily enumere las cosas de 13 en 13 o que cada nueva historia comience en un pueblo nuevo y con un diario nuevo, pero eso es parte de la personalidad de Emily. Lo bueno es que si coges cada libro por separa contiene una historia diferente, aunque estén relacionadas no es siempre lo mismo.

Este me ha gustado especialmente por el puntito de viaje en el tiempo. Es un género que siempre me ha fascinado y francamente creo que en este caso la historia está aprobada con nota.

Me gusta como a pesar de parecer libros para adolescentes sin muchas pretensiones, están muy bien escritos, todo estructurado y con cabos atados, a parte de tratar temas interesantes como los viajes en el tiempo, mostrando la época de una forma muy interesante, o como en el anterior mostrándonos la dualidad del ser humano.

Deja enigmas para el futuro, así que queda Emily para rato. Pero al terminar de leer te quedas con un buen sabor de boca y con ganas de más.

El siguiente libro se titulará Emily The Strange Un viaje de mente. Y seguro que resulta tan interesante como los anteriores.

En cuanto a la edición, es la que más me ha gustado. La sobre cubierta vuelve a tener el fondo en negro como el primer libro pero a mi me gusta más esta. Pero lo más interesante está debajo de esa sobre cubierta. Si la retiras ves la cubierta con un toque retro genial pero lo que es impagable es el dibujo de Emily con la ropa de la época, esa no tiene precio.

De nuevo, si abres el libro en la parte interior de la cubierta ves el papel que lo recubre vuelve a hacer un estampado con el nombre Emily Strange y la cabeza de un gato, pero está vez queda más adaptado a la época de la tía abuela Lily y parece un tejido de encaje.

Os recomiendo los tres libros. Emily es un personaje fascinante y se refleja muy bien en las historias, aparte del acabado de los libros y los dibujos del interior que los convierten en pequeñas joyas.

Aquí tenéis el trailer book.

Título: Emily The Strange: Cada Día Más Extraña.
Autor: Rob Reger y Jessica Gruner
Ilustrador: Rob Reger y Buzz Parker
Edición: SM
Páginas: 264

—–

Después de la primera toma de contacto novelera con Emily he tenido claro que me iba a leer el resto de novelas, de hecho entre los libros para las vacaciones que saqué de la biblioteca tengo las tres novelas publicadas.

Esta de la que os hablo es la segunda.

Después de leerlo he llegado a la conclusión de que no me ha gustado tanto como el primero. Quizás por que se centra un poco más en la vida cotidiana de Emily y se pierde de vista de momento otras historias que comenzaban en el anterior.

Ahora estoy leyendo el tercero y se vuelve a retomar cosas del primero, pero pensando bien en este libro que os comento creo que da un paso importante. Primero conocemos muy bien a Emily, su parte buena y su parte mala, sus talentos y sus defectos. Conocemos a su madre y como no podía ser menos, también a unos cuantos personajes curiosos.

Pero comencemos por el principio. Después de la aventura ocurrida en el libro anterior nos quedan claras varias cosas. Primero que Emily y su madre se mudan cada cierto tiempo aunque no sabemos realmente porqué. Les gusta mudarse a pueblos con nombres extraños. Emily tiene un talento especial para los inventos. Tiene una buena reserva de roca negra líquida que tiene ciertas propiedades y un Golem llamado Cuervo.

Por eso este libro es interesante a la hora de conocer más cosas sobre Emily, porque hasta ella misma se sorprenderá de muchas cosas de si misma.

Emily está empeñada en hacer funcionar su aparato duplicativo, lo que no espera es tener otra Emily.

Al principio todo va bien, Emily y su otra yo parecen ser iguales, pero poco a poco nuestra Emily se da cuenta que hay cosas que no encajan. Ella a perdido su capacidad para hacer Skate y su otra yo no es capaz de tocar la guitarra. Hay cosas que una recuerda y la otra no y definitivamente Emily muestra una cierta tendencia al lloriqueo que su otra yo compensa a base de maldad.

Así que aquí tenemos a dos Emilys exactas físicamente pero diferentes en intenciones y actitudes, como si fueran dos partes de un mismo puzzle. Emily tiene que conseguir que todo vuelva a ser como antes, pero entre intentar arreglar a Cuervo, lamentarse por que sus gatos no quieran ni acercarse a ella desde que otra yo apareció, querer probar que la verdadera Emily es ella a base de un concurso de preguntas, pintar su mural en la cloaca que comparte con un grafitero binario o entrenar con su vecina Venus Colmillo o intentar que los habitantes del pueblo vuelvan a la normalidad después del experimento llevado a cabo por su otra yo, la verdad es que la cosa no pinta fácil.

El libro os entretendrá mucho. Emily engancha, las situaciones que la rodean más y los personajes que van apareciendo son indescriptibles pero sumamente interesantes.

Reconozco que me apetecía volver a retomar varias temas del primer libro, y que eso toca con el tercero, pero como interludio para conocer mejor a Emily y desvelar la clave del misterio de su vida este libro es imprescindible.

En cuanto a la edición, al igual que pasaba con el primer libro tiene una sobre cubierta en la que se ve a las dos Emilys y a los gatos, pero si la retiramos, vemos la cubierta que sería como la portada del diario de Emily. Y si abrimos por dentro, el papel que une la cubierta con la primera página y la última tiene de nuevo el nombre “Emily Strange” formando un dibujo que se repite por toda la hoja.



¿Queréis saber cual es el porcentaje de maldad de Emily? Pues muy bien, leed el libro. :)

De momento y para abrir boca aquí tenéis el trailer book del libro.

Título: Emily the Strange, Los Días Perdidos.
Autor: Rob Reger y Jessica Gruner
Edición: SM
Páginas: 266

—–

Aunque ahora Emily tiene libros, realmente empezó como imagen para la linea de ropa creada por Rob Reger en 1991. Emily se hizo famosa como entidad propia y se realizaron cómic de ella, aparte de todo tipo de merchandising. Pero Emily se ha hecho tan popular y tiene tanta personalidad que ha sido necesario también contar su historia, y es por eso por lo que han aparecido varios libros con la historia de está chica de 13 años con apariencia gótica y unas dotes increíbles para los inventos más dispares.

Si la queréis conocer comenzamos a adentrarnos en el fascinante mundo de Emily.

Al comienzo del libro “Los días perdidos” tenemos a una muchacha amnésica, que está escribiendo un diario. Ella misma se pondrá el nombre de tijereta, cuando alguien le pregunta por su identidad y entonces es cuando empieza a tratar de averiguar quien es y porque está en Blackrock (un pueblo de lo más peculiar) donde nadie parece conocerla.

Pero enseguida comienza a trabajar en el Dungeon donde todo el mundo es también bastante extraño, desde Cuervo la camarera hasta los propios clientes, incluidos los procedentes de una extraña feria ambulante llamada Profilaxis y Teatro de Variedades del Profesosr Ümlaut.

Tijereta consigue hacerse un Chamizo con una caja de nevera que instala detrás del Dungeon donde duerme arropada por cuatro gatos negros.

Pronto empieza a descubrir cosas, desde los nombres de algunos de los gatos hasta el misterio que parece que hay que desvelar para llegar a averiguar su identidad.

El libro es muy divertido, se lee en un tris porque los personajes, el pueblo y la propia protagonista son realmente interesantes.

Es cierto que yo ya conocía el personaje pero eso no quita para que me encante la vida que le han creado, es más de lo que pensaba encontrarme y si Emily me gustaba antes ahora sencillamente me encanta.

Por supuesto, se nota que el encargado de escribir la historia de Emily es su propio creador Rob Reger y evidentemente la idea del personaje estaba clara en su mente y lo que fueron ilustraciones de todo tipo ahora han encajado en una historia que al final te deja con ganas de más. Ya os digo yo que voy a devorar los otros dos libros enseguida.

Me gusta Emily y me gusta su mundo, ese mundo que tan hábilmente ha sido recreado y es que no puedo decir nada malo, y a veces creo que este excesivo entusiasmo quizás deje la idea de que la que escribe esto, o sea yo, es una fan que no ve defectos, pero es más bien lo contrario, los fans a veces somos los más exigentes y en este caso se han cumplido, mejor dicho se han superado mis expectativas.

Emily Strange los días perdidos es además de la presentación de Emily en forma de diario, lo que lo hace aún más atrayente, la primera de muchas aventuras, cada una de ellas abarcará un diario, que curiosamente tiene que ver con la mudanza a un nuevo pueblo, todos con nombres de lo más peculiar, llenos de gente más peculiar aún. Pero siempre tendremos la certeza de que Emily llevará puesto su vestido con esos bolsillos de capacidad increíble, que irá acompañada de su pandilla, Mistery, Miles, Sabbath y NeeChee y que no se separará de su querido tirachinas.

En serio ¿No os morís de gana de acompañar a Emily en sus aventuras? Pues venga, vamos a recoger un poco de roca fundida y luego podemos quizás mandarle hacer algo divertido al gólem o provocar una tormenta de arena o ver como van los experimentos o incluso jugar una partida de Póquer Calamidad.

Por cierto, la portada del libro, más bien su sobrecubierta, me encanta, es puro estilo Emily, en negro enmarcada por sus cuatro gatos.

Pero si se la quitáis tenemos la cubierta real en rojo con una especie de fotos de Polaroid y recortes. ¡Me encanta!

Pero si abres el libro, la primera página, la que va pegada a lo cubierta interior es un estampado de gatos negros formados con las letras del nombre de Emily.

No quiero desvelar nada más, porque lo interesante es ir descubriéndolo todo a la vez que lo hace ella.

Y como aperitivo, el trailer book: