Título: La cosecha
Autor: Andrew Butcher
Editorial: La factoría de ideas
Páginas: 312

—-

Quiero comenzar esta reseña diciendo que me fastidia mucho leer libros que componen una saga sin tenerlos todos. Me pasa, que si me gustan, no me da la paciencia para esperar al siguiente, así que acabo recopilando todos los libros de una saga, trilogía, etc. antes de comenzarlos. Pero eso no siempre se puede hacer, sobre todo si el resto no ha sido publicado, así que como el argumento me interesaba, quise leer este libro aún sabiendo que tiene continuación. De hecho, el el primer libro de una saga titulada “La tierra heredada.”

El libro según cae en tus manos parece ser un relato más de fantasía para adolescentes, pero decir esto después de leerlo no sería justo para la historia en si. Si bien, no me ha parecido un libro redondo, en realidad hay partes en las que se me hizo un poco aburrido, si es cierto que el libro comienza bien, engancha, y termina mejor aún.

Se comienza a leer con ilusión, pero ciertos acontecimientos son tratados de una manera bastante lenta, lo cual hace que supliques por algo de acción. En realidad piensas, “sí, bien, los adultos mueren por una enfermedad, ¿pero cuando empieza lo bueno?” El autor parece recrearse demasiado en el transcurso de la enfermedad y como se desarrolla y en algunas ocasiones hace que se pierda el ritmo, pero reconozco que una vez retomado, todo va rodado y nos deja ante un final abierto que hace que desees salir corriendo a leer el siguiente libro de la saga.

El inicio del libro es mediante un prologo que tiene lugar 6 años antes de que empiece “La enfermedad” y ya nos da una pista de por donde van los tiros. Luego el libro irá alternando dos historias paralelas que llegarán a unirse en una sola. Por un lado tenemos a nuestro héroe, Travis, y sus amigos y por otro nos encontraremos con una joven llamada Tilo que vive con una secta denominada Hijos de la naturaleza. Son dos formas de ver la enfermedad desde dos mundos diferentes y también se nos dan algunas pistas por ambas partes.

Pero el argumento del libro nos hace pensar inmediatamente en otros, como “El señor de las moscas” que el propio protagonista mencionará haciendo una reflexión sobre lo que puede suceder en una sociedad sin adultos. Y de eso parece tratarse en un principio, pues el libro nos introduce en un mundo en el que los adultos caen enfermos por una especie de virus mortal que solo afecta a los mayores de 18 años. No hay esperanza para los enfermos, no hay cura posible y se propaga rápidamente. En esto también nos recuerda a las típicas historias sobre invasiones zombie, por ejemplo, que acaban poco menos que con el mundo civilizado, al no tener quien se ocupe de los servicios. Aquí pasaría más o menos lo mismo, pero a causa de la desaparición de los adultos.

La historia está bien aprovechada por el autor, y hace paradas para reflexionar, pero me gusta especialmente la segunda parte del libro en la que se muestra una posible opción de no perder todo, de cooperar para reconstruir y salvaguardar los valores de la humanidad. Y este es quizás el punto que más me ha gustado del libro, que cuando parece que ya sabemos de que va la cosa existe un giro final, que por cierto explica algo el título, pues pasas todo el libro pensando que es por otra cosa, al menos en mi caso, para darte cuenta que el autor se ha guardado esa pequeña explicación para el final. Pero me gustan ese tipo de finales que además me ha recordado muchísimo, por ese estado de desesperanza, al libro Infected de Scott Sigler (estupendo libro que recomiendo leer y que tiene quizás algunos puntos en común, visto con la correspondiente distancia). Y guardando también las distancias, no he podido evitar recordar, sobre todo durante la parte en la que se desarrolla la enfermedad, a aquella otra gran historia, de la guerra de los mundos, pero en caso inverso. Lo que destruía allí a la amenaza alienígena, puede ser en este como una irónica revancha. De todas formas la idea de un virus mortal que arrase con la raza humana es un tema que se ha tocado muchas veces, incluso Stephen King puso su granito de arena en dicho tema con Apocalipsis.

El libro en conjunto me ha gustado, si bien es cierto que el toque adolescente es bastante palpable, no anula por si mismo la historia y esto es algo que se agradece. Y pese a algunos momento en los que pierde ritmo, se recupera con creces al final y te mantiene con ganas de seguir leyendo una vez llegas a la última página, lo cual está muy bien porque logra crear expectación por el desarrollo futuro de la historia.

En cuanto al autor, Andrew Butcher es un apasionado de Dickens, Orwell y Stan Lee. Le gustan los cómics Marvel, la música de los setenta (su foto en el libro no tiene desperdicio) y su mayor afición es hablar de política, lo cual se nota bastante cuando lees el libro.

La edición es la habitual de La factoría de idea. Libro grande con tapa blanda con solapas. Letra de tamaño medio. Un formato agradable para la lectura.

Si queréis leer algo de corte juvenil pero que no esté completamente vacío de contenido, que haga preguntas, que abarque diversas temáticas y que tenga un continuará.. que os deje con ganas de mas, no dudéis que esta podría ser una buena opción.

Después de dos novelas de Emily llegamos a la tercera y con el buen sabor de boca que me ha dejado estoy más que dispuesta a compartirlo con vosotros.

Si en la segunda novela protestaba un poco por que se había dejado a parte la historia que se nos descubría en la primera, ya no sabíamos nada más del archienemigo de la familia Strange, en este tercer volumen lo recuperamos por fin.

Emily, instalada en un nuevo pueblo y comenzando a escribir otro diario, está dispuesta además a no tener que afrontar ni un vez más la experiencia de asistir a la escuela, conseguido este punto, elabora un plan de estudios en casa para ese año, en el que entra una asignatura que le impartirá su madre, la de Historia de la Familia Strange.

Gracias a esta asignatura Emily se entera de lo que le pasó a su tía abuela Lily y eso le incita a querer ayudarla, para lo cual tiene que acabar su experimento “maqui”, para lo que necesita roca negra líquida. Pero no le queda ni una gota así que decide ir a Blackrock (donde se desarrolla el primer libro) pero cuando llega no está, donde debería estar no hay nada. Así que no le queda más remedio que exprimir la roca negra líquida que hay en otros experimento y utilizarla con “maqui” con lo cual llegamos al año 1790 en plena epidemia de fiebres blancas y conocer en persona la tía abuela Lily, a Caleb el antepasado de Jakey y a Boris el antepasado de Attikol. El problema que tiene Emily ahora es que allí no queda roca negra líquida ya, con lo cual la posibilidad de volver a su época no está muy clara.

Así a parte de ver a Emily en un entorno diferente sin los recursos habituales, nos enteramos más de la historia familiar y sabremos más sobre Emily y las niñas oscuras.

El libro es muy divertido, entretiene de principio a fin y me ha gustado tanto como el primero.

Se podría esperar quizás que hubiera bajado la originalidad de los relatos, pero no es así. Quiero decir que los libros de Emily sorprenden, no son más de lo mismo. Es cierto que tienen una serie de cosas comunes, como el formato del diario, o que Emily enumere las cosas de 13 en 13 o que cada nueva historia comience en un pueblo nuevo y con un diario nuevo, pero eso es parte de la personalidad de Emily. Lo bueno es que si coges cada libro por separa contiene una historia diferente, aunque estén relacionadas no es siempre lo mismo.

Este me ha gustado especialmente por el puntito de viaje en el tiempo. Es un género que siempre me ha fascinado y francamente creo que en este caso la historia está aprobada con nota.

Me gusta como a pesar de parecer libros para adolescentes sin muchas pretensiones, están muy bien escritos, todo estructurado y con cabos atados, a parte de tratar temas interesantes como los viajes en el tiempo, mostrando la época de una forma muy interesante, o como en el anterior mostrándonos la dualidad del ser humano.

Deja enigmas para el futuro, así que queda Emily para rato. Pero al terminar de leer te quedas con un buen sabor de boca y con ganas de más.

El siguiente libro se titulará Emily The Strange Un viaje de mente. Y seguro que resulta tan interesante como los anteriores.

En cuanto a la edición, es la que más me ha gustado. La sobre cubierta vuelve a tener el fondo en negro como el primer libro pero a mi me gusta más esta. Pero lo más interesante está debajo de esa sobre cubierta. Si la retiras ves la cubierta con un toque retro genial pero lo que es impagable es el dibujo de Emily con la ropa de la época, esa no tiene precio.

De nuevo, si abres el libro en la parte interior de la cubierta ves el papel que lo recubre vuelve a hacer un estampado con el nombre Emily Strange y la cabeza de un gato, pero está vez queda más adaptado a la época de la tía abuela Lily y parece un tejido de encaje.

Os recomiendo los tres libros. Emily es un personaje fascinante y se refleja muy bien en las historias, aparte del acabado de los libros y los dibujos del interior que los convierten en pequeñas joyas.

Aquí tenéis el trailer book.

Título: Sólo tú puedes salvar a la humanidad
Autor: Terry Pratchett
Edición: Timunmas
Páginas: 207

—–

Mientras sigo inmersa en el Mundo Disco, he picoteado en otra saga de Terry Pratchett, aunque esta es más bien trilogía.

Seguramente la saga más conocida sea Mundo Disco, pero el autor ha escrito libros que no están relacionados con ella, entre otros, el que escribió a medias con Neil Gaiman titulado “Buenos Presagios” que os recomiendo encarecidamente y que fue con el que yo descubrí a Pratchett, y el libro del que quiero hablaros ahora que pertenece a la trilogía de Johnny Maxwell, que es el protagonista de estás historias.

El primer libro de la trilogía, titulado “Sólo tú puedes salvar a la humanidad” es el que he terminado de leer y del que quiero hablar.

Lo primero que me llamó la atención fue el argumento. Se escribió en los años 90 cuando los ordenadores ya no eran algo desconocido en los hogares y el mundo, al menos el de Johnny estaba pasando por tiempos difíciles, por un lado por lo que ocurre en su casa y porque además están en plena guerra del Golfo (la primera). Pero me recordaba mucho a pelis de los 80 como “El último Starfighter” o “Juegos de guerra”. La clave al igual que en dichas películas, son adolescentes inmersos en juegos de ordenador que se confunden con la realidad. :)

Como una no puede ignorar esas influencias de la adolescencia es imposible resistirse a un libro como este y reconozco que lo he disfrutado mucho.

El argumento es el siguiente. Johnny Maxwell, un chaval de 13 años, comienza a jugar con su ordenador a un juego llamado “Sólo tú puedes salvar a la humanidad” y cuando está a punto de destruir unas cuantas naves enemigas recibe en su pantalla un mensaje inquietante, sobre todo porque en el manual no dice nada de que el juego pueda derivar por ahí. El mensaje que le llega de las naves enemigas es que se rinden.

Johnny se queda descolocado, no entiende nada, pero el enemigo insiste en que se rinden, que no quieren seguir luchando si no volver a su hogar. Y aquí empieza una aventura entre la realidad y el juego que llevarán al pequeño Johnny a ser El Elegido.

Me encanta como escribe Pratchett, me gusta su sentido del humor y como se vale de él para contar cosas importantes, para hacerte pensar. Y el relato está repleto de temas para la reflexión aparte de su principal argumento antibelicista.
Pero lo que más destacaría yo es la personalidad de Johnny, me gusta su forma de ser y me gusta su forma de superarse. Como de ser aquel que siempre pasa desapercibido se adapta en su papel de elegido y es capaz de acciones nobles. Me gusta mucho Johnny porque encaja mucho conmigo e incluso puedo comprenderle. Y me encantan el resto de personajes, sus amigos, la capitana, todos.

Es un libro muy fácil de leer, con un lenguaje muy accesible y que un niño pudiera leer sin problemas y eso es algo que me sorprende, porque el libro no es simple en absoluto, pero esa es parte de la genialidad de Pratchett, como dije al principio. que es capaz de valerse de su humor o apoyado en lenguaje sencillo, para hacernos pensar y mostrarnos cosas importantes, darle vida a su protagonista y a los que le rodean.

La parte más importante para mi es el descubrimiento de que el juego es algo real para los alienigenas, ellos si mueren en el juego mueren realmente, y eso cambia la perspectiva. Johnny se da cuenta de que lo que se ve a través de la pantalla (incluimos las noticias de la televisión) se cubren de un halo de irrealidad pero cuando se toma conciencia de que eso es real todo cambia, ya no es un juego.

Además de lo dicho, es una gozada leerlo y volver a esa adolescencia que ya tenemos tan lejana en la que viendo El último Starfighter soñábamos con encontrarnos a los mandos de una nave real, cumpliendo una misión. O como en Juegos de Guerra queríamos poder salvar al mundo venciendo al ordenador. La nostalgia y el disfrutar una vez más de todo aquello no tiene precio.

Me he quedado con muchas ganas de leer los dos siguientes libros, porque algo que se descubre en este libro es que Johnny, a pesar de que aparentemente es alguien que no destacaría en nada, es realmente algo muy especial.

Los otros dos libros de la trilogía son Johnny y los muertos y Johnny y la bomba.

Título: Siete Historias (o excavando en el pozo de la fantasía)
Autor: Ángels Om
Edición: Círculo Rojo
Páginas: 221

—-

Hay libros para leer despacito, para disfrutar en compañía, si puede ser la de un niño mejor. Libros que te hacen soñar, con los que reír, llorar y emocionarte. Libros que te enseñan cosas y libros que te entretienen. Hay libros en los que has de resolver acertijos y que te tendrán en tensión. Y hay libros en los que los personajes tanto principales como secundarios te roban un trocito de corazón y no puedes dejar de verlos como si fueran de la familia. Hay libros que cumplen con todo esto y que con el tiempo se convierten en clásicos imprescindibles, que pasarán de padres a hijos y que seguirán vivos en nuestra memoria.

Y estoy encantada de presentaros uno de esos libros.

Siete Historias (o excavando en el pozo de la fantasía) es todo lo anteriormente dicho y más.

Dudo sinceramente que exista alguien que tras leer el libro no lo recuerde con una sonrisa, o no se haya emocionado en algún momento de su historia. Pero como decía antes, si tu compañero de lectura es un niño, entonces la experiencia es infinitamente mejor.

Con esto no quiero decir que sea un libro para niños, porque es un libro para todos los públicos, como pone en esas cajitas de algunos juegos, es un libro 0-99 años. Cualquiera disfrutará con él, pero creo sinceramente que el hacer una lectura conjunta de un adulto con niño al lado hace que se disfrute mucho más.

El libro tiene magia ¿como si no daríamos origen a la historia? Pero tiene mucho más. Siete historias, por si fuera poco, una por protagonista, incluyendo a Nikon el perrito de la familia, que nos llevarán por aventuras de lo más dispares y nos ayudará a conocer a todos los protagonistas a la vez que nos presenta unos personajes secundarios nada desdeñables.

La historia comienza cuando Natalia, la mayor de los hermanos, ha de quedarse cuidando a los demás, mientras sus padres han de salir por un tema de trabajo. Natalia tiene otros planes y no le hace ni pizca de gracia quedarse al cuidado de los Trillizos, José, Luis y Julian, de Irina (la narradora de esta aventura), Carmen y Nikon, el perrito de la familia.

Lo que no esperaba Natalia (ni el resto), es que un incidente que tiene como resultado un agujero en una de las paredes, vaya a ser el inicio de la aventura más grande de sus vidas.

El descubrimiento de un lugar mágico detrás de esa pared les llevará a vivir una aventura, siete para ser más exactos, que serán ideadas por cada uno de ellos, pero que les hará pasar por las más diversas pruebas.

Al comienzo del libro Irina, la narradora, nos hace una descripción de toda su familia, lo que hace que ya les cojamos cariño, pero es durante el resto del libro donde veremos las peculiaridades de cada uno, también sus habilidades y en algunos casos nos llevaremos gratas sorpresas.

En cuanto a las historias tenemos de todo, acertijos, historias muy tiernas, malvados visires, viajes espaciales, historia antigua. Y esto es parte del atractivo del libro que nos hace saltar constantemente de un lugar a otro consiguiendo mantenernos interesados y en algunos casos muy intrigados por la continuación. Si además vas leyendo con un niño, avanzando un poquito del libro cada día se disfruta mucho más porque perdura esa intriga hasta el día siguiente, que retomas la aventura de los hermanos.

Otra cosa que hace muy especial a este libro es que no solo entretiene si no que enseña. Quiero decir que en casos como la historia del espacio o la que se desarrolla en Egipto el protagonista de cada una de ellas nos da explicaciones muy interesantes.

Pero al final no se trata solo de que el libro sea instructivo, ni de que esté cargado de moralejas (me encanta este aspecto) si no de que sientes que has vivido una gran aventura y has compartido tu tiempo con estos personajes, porque como digo muchas veces, lo importante de un libro es que sientas algo por sus personajes y eso aquí ocurre casi desde el principio.

Yo que sigo disfrutando de la literatura infantil y que soy gran fan de autores como Roald Dahl o Michael Ende, he de decir que lo que he sentido al leer el libro es que estaba ante una gran historia de esas que merece la pena que perduren en el tiempo. Espero que dentro de unos años, Siete historias sea un libro que se recomiende en los colegios.

Aquí os dejo el trailer book del libro. No me digáis que no suena interesante.

Nunca he recomendado un libro con tan completa seguridad de que gustará a todo aquel que lo lea. :)

Título: Emily The Strange: Cada Día Más Extraña.
Autor: Rob Reger y Jessica Gruner
Ilustrador: Rob Reger y Buzz Parker
Edición: SM
Páginas: 264

—–

Después de la primera toma de contacto novelera con Emily he tenido claro que me iba a leer el resto de novelas, de hecho entre los libros para las vacaciones que saqué de la biblioteca tengo las tres novelas publicadas.

Esta de la que os hablo es la segunda.

Después de leerlo he llegado a la conclusión de que no me ha gustado tanto como el primero. Quizás por que se centra un poco más en la vida cotidiana de Emily y se pierde de vista de momento otras historias que comenzaban en el anterior.

Ahora estoy leyendo el tercero y se vuelve a retomar cosas del primero, pero pensando bien en este libro que os comento creo que da un paso importante. Primero conocemos muy bien a Emily, su parte buena y su parte mala, sus talentos y sus defectos. Conocemos a su madre y como no podía ser menos, también a unos cuantos personajes curiosos.

Pero comencemos por el principio. Después de la aventura ocurrida en el libro anterior nos quedan claras varias cosas. Primero que Emily y su madre se mudan cada cierto tiempo aunque no sabemos realmente porqué. Les gusta mudarse a pueblos con nombres extraños. Emily tiene un talento especial para los inventos. Tiene una buena reserva de roca negra líquida que tiene ciertas propiedades y un Golem llamado Cuervo.

Por eso este libro es interesante a la hora de conocer más cosas sobre Emily, porque hasta ella misma se sorprenderá de muchas cosas de si misma.

Emily está empeñada en hacer funcionar su aparato duplicativo, lo que no espera es tener otra Emily.

Al principio todo va bien, Emily y su otra yo parecen ser iguales, pero poco a poco nuestra Emily se da cuenta que hay cosas que no encajan. Ella a perdido su capacidad para hacer Skate y su otra yo no es capaz de tocar la guitarra. Hay cosas que una recuerda y la otra no y definitivamente Emily muestra una cierta tendencia al lloriqueo que su otra yo compensa a base de maldad.

Así que aquí tenemos a dos Emilys exactas físicamente pero diferentes en intenciones y actitudes, como si fueran dos partes de un mismo puzzle. Emily tiene que conseguir que todo vuelva a ser como antes, pero entre intentar arreglar a Cuervo, lamentarse por que sus gatos no quieran ni acercarse a ella desde que otra yo apareció, querer probar que la verdadera Emily es ella a base de un concurso de preguntas, pintar su mural en la cloaca que comparte con un grafitero binario o entrenar con su vecina Venus Colmillo o intentar que los habitantes del pueblo vuelvan a la normalidad después del experimento llevado a cabo por su otra yo, la verdad es que la cosa no pinta fácil.

El libro os entretendrá mucho. Emily engancha, las situaciones que la rodean más y los personajes que van apareciendo son indescriptibles pero sumamente interesantes.

Reconozco que me apetecía volver a retomar varias temas del primer libro, y que eso toca con el tercero, pero como interludio para conocer mejor a Emily y desvelar la clave del misterio de su vida este libro es imprescindible.

En cuanto a la edición, al igual que pasaba con el primer libro tiene una sobre cubierta en la que se ve a las dos Emilys y a los gatos, pero si la retiramos, vemos la cubierta que sería como la portada del diario de Emily. Y si abrimos por dentro, el papel que une la cubierta con la primera página y la última tiene de nuevo el nombre “Emily Strange” formando un dibujo que se repite por toda la hoja.



¿Queréis saber cual es el porcentaje de maldad de Emily? Pues muy bien, leed el libro. :)

De momento y para abrir boca aquí tenéis el trailer book del libro.