Título: Un zoo en mi equipaje
Autor: Gerald Durrell
Edición: Planeta
Páginas: 181

—-

Leer a Gerald Durrell siempre es una delicia. Quizás para mi lo sea especialmente porque algunos de sus libros los leí siendo una cría y guardo de ellos muy gratos recuerdos.
Yo descubrí a Durrell en mi infancia con libros como “Los secuestradores de Burros”, “El nuevo Noé” o “El paquete parlante”.

Quizás de los títulos que acabo de mencionar “El nuevo Noé” pudiera ser un anticipo del libro que ahora quiero comentaros “Un zoo en mi equipaje”.

Si en el primero nos hablaba de sus anécdotas cuando recorría el mundo buscando animales para poblar algunos zoos en el libro que nos ocupa volvemos a leer esas experiencias pero ahora encaminadas a proporcionarle a Durrell su propio zoo.

Durrell cogía animales, los cuidaba, estudiaba su comportamiento y cuando ya eran como de la familia debía deshacerse de ellos. Con la creación de su propio zoo conseguía lo que había deseado desde niño, seguir observando a esos animales, aprendiendo de sus conductas.

La verdad es que ahora que estamos en una época en la que parece que para algunos, los zoos son poco menos que cárceles de concentración para animales, nos viene bien que nos recuerden que el estudio de los animales ha hecho mucho bien incluso para ellos, para especies en peligro de extinción que se recuperan en cautividad y por supuesto para saber más de ellos.

El caso es que cuando uno se enfrente a un libro de este tipo entra en juego el problema de catalogarlo. “Un zoo en mi equipaje es un libro de aventuras, es un libro autobiográfico, también un libro de viajes y por supuesto un libro de humor.

La ironía de Durrell y su manera de narrar sus aventuras es algo que enriquece enormemente sus relatos y hace que se conviertan en una lectura apasionante y divertida que cuesta trabajo dejar de lado. Es uno de esos libros que uno comienza a leer con una sonrisa y dicha sonrisa se muestra nuevamente según uno va avanzando en la lectura.

Además aparte de las divertidas anécdotas sobre las travesuras de algunos animales, Durrell nos muestra a algunos personajes pintorescos como por ejemplo el Fon de Bafut un tipo realmente curioso que se nos presenta de una forma franca. Vemos costumbres locales y lo que es el día a día en África mientras Durrell intenta hacer realidad su sueño.

El problema más grave de Durrell cuando a llegar a Inglaterra todo son problemas para poder tener un espacio donde ubicar a sus animales. Parece que la perspectiva del zoo nunca acaba de materializarse y cuando todo parece estar perdido….

El libro se divide en varias partes. Cuatro partes concretamente. En la primera parte del libro se nos muestra el viaje, con sus consiguientes anécdotas, que emprende Durrell junto a su mujer, un ayudante y su secretaria, con destino a Bafut en Camerún.

En la segunda parte tenemos toda la experiencia de Bafut, La captura de los animales, la estancia allí, las peculiaridades del Fon, la gente de allí que les llevan a diario animales de todo tipo y las travesuras de algunos de los animales.

En la tercera parte tenemos el regreso a Inglaterra con todo lo complejo que resulta transportar tantos animales con sus jaulas, su alimento correspondiente y todos los cuidados que les son necesarios durante el viaje. Para luego mantener a esos animales en el jardín de la casa de Durrell en espera de encontrar un espacio apropiado para ubicar su zoo, mientras se lucha con la burocracia inglesa y se capea buenamente con las denuncias constantes de los vecinos y las visitas diarias de los pobres policías que acaban cogiendo cariño a los animales.

Si me preguntáis si recomiendo el libro os contestaré con un rotundo sí. Como he dicho leer a Durrell siempre es un placer y en ningún modo tendremos que sufrir una lectura tediosa o enrevesada. Una lectura amena, divertida e instructiva. ¿Que más se puede pedir?

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

6 comentarios

  1. Tengo pendiente de leer “Mi familia y otros animales” si ese me gusta tendré en cuenta este. Seguramente no tengan nada que ver pero algunas de las cosas que cuentas de este libro me recuerdan al Chris Stewart y su “Entre limones”…

  2. No he leído nada aún de este escritor pero hace tiempo que le tengo echado el ojo, especialmente a “El paquete parlante”.

  3. Yo vi la versión fílmica de “Mi familia y otros animales”, y me lei el libro porque la historia me encantó , pero no sabía que había más. Curioso como Gerald Durrell siempre ha sido opacado por su hermano Lawrence en el terreno literario

  4. Es verdad que Gerald Durrell ha sido totalmente eclipsado literariamente hablando por su hermano Lawrence. Supongo que por que Lawrence es por asi decirlo el escritor serio de la familia.
    Pero Gerald es un escritor nada despreciable. De hecho yo encuentro sus libros divertidisimos, instructivos y amenos. Sus libros infantiles son fantásticos también. Ahora le leo a mi peque “los secuestradores de burros” ambientado en una pequeña isla griega protagonizada por unos niños ingles junto con otros melisotas (La isla se llama Melisa) y donde se notan reminiscencias de su infancia en Corfú.
    Me acaba de llegar también por correo via Bookmooch otro libro titulado Filete de lenguado que habla recisamente de esa infancia en la isla griega entre otras cosas.
    Si te gustó “Mi familia y otros animales” seguro que disfrutarias con otros libros suyos, porque ese humor que se puede encontrar en todos sus escritos.

    Plumbio, yo personalmente no le encuentro el menor parecido con Chris Stewart que sabes que también me gusta.

    Pero en el caso de Chris los animales es algo que existe en el conjunto de otras muchas cosas. Son una anecdota más en el cortijo. Pero en el caso de Durrel los animales son lo principal. Todo gira en torno a ellos, son la gran pasión de Durrell y las anecdotas vienen, por supuesto, pero la forma de escribir también es diferente. Escribe mejor Durrell o al menos a mi su forma de narrar me gusta más. Durrel tiene un humor más ironico, más inglés. Steward es el eterno optimista, un personaje inasequible al desaliento y que genera buen rollo allá por donde va. Dos visiones distintas ambas igual de válidas.

  5. !Con lo que me gustan a mi estos intercambios y no se porque carajo ultimamente no me avisan en mi correo¡ Anda dime como solucionarlo.

    Aclarado perfectamente las diferencias entre Estewart y Durrell.

  6. Yo tambien descubrí a Durrell en mi infancia. Recuerdo que me compré “El Jardín de los dioses” porque en la portada aparecia una mariposa disecada y yo buscaba libros de insectos.¡Que sorpresa cuando empece a leer!. Enseguida me engancharon sus historias y me sentí identificado con el, ya que yo tambien era de los chicos que andaba todo el día con bichos y animales en vez de jugar al balon como mis amigos. Así que con el tiempo me leí todos sus libros y Gerald se convirtio en una inspiracion en mi vida.
    He tenido la suerte de visitar muy recientemente su zoo en Jersey despues de leer tantas aventuras y desventuras sobre el y ser socio desde pequeño. Decir que fue muy emocionante es quedarse corto.
    Recomiendo cualquier libro de Gerald. Mi preferido por supueto es la famosa trilogía de Corfu.
    En relacion “Un zoo en mi equipaje” podeis seguir la trayectoria del zoo en “El arca inmovil”

Deja un comentario