todosytodas
Hola a todos (y recalco el “todos” puesto que abarca a la totalidad de visitantes de este blog, tanto si tienen el par de cromosomas XY como si son orgullosas poseedoras del par XX).

Y aunque este es un blog literario, me permito la libertad de hablar hoy de un tema que hace que se me desalineen los chakras, me suba la tensión y esté al borde del infarto cada vez que leo o escucho estupideces como las del título de esta entrada.

No sé, de verdad que no, cómo es posible que proliferen estas aberraciones lingüísticas y el caso es que lo hacen, ya sea en pro de una mal entendida igualdad, ya sea como un acto políticamente correcto para no soliviantar a algún lobby concreto o simplemente por estupidez y ganas de dejarse arrastrar por la marea de gente que cada vez con más frecuencia adopta esta absurda costumbre.

En nuestro querido idioma cuando hablamos de un grupo de gente que incluye individuos de ambos sexos ya sean profesores, padres, ciudadanos, policías, etc… nos referimos al total de dicho grupo en masculino porque engloba a todos (a los de sexo masculino y femenino) y evita llegar a algo tan ridículo como lo que se viene repitiendo en muchos medios que es duplicar la información y alargar de forma absurda algo que es comprensible por naturaleza de forma más simple.

Es por esta tontería de lo políticamente correcto, y de que no se nos subleven los lobbys correspondientes por lo que el APA (Asociación de Padres de Alumnos) pasó hace unos años a llamarse AMPA (Asociación de Padres y Madres de Alumnos), y yo cada vez que alguien me habla del AMPA no puedo evitar acordarme de ese otro “hampa” y me vienen asociaciones de ideas tan disparatadas como divertidas. Lo curioso es que sean los colegios, lugares donde se supone que se poseen e imparten conocimientos de nuestra lengua, los que se convirtieran en pioneros de una estupidez que no tiene visos de remitir.

Cada vez que leo un escrito procedente de esos templos de saber que son las escuelas donde un profesor, de lengua para más señas, habla de los alumnos y las alumnas, siempre dudo entre rodar por el suelo de la risa, o echarme a llorar amargamente, pensando en que estarán aprendiendo en la asignatura de lengua los niños.

Ahora no hay canal de televisión, publicación escrita, e incluso canales de Youtube dedicados a la literatura, doble ironía, que no entren en esta práctica tan habitual como incorrecta.

Ya, ya sé que alguno dirá que a lo mejor la equivocada soy yo, y como efectivamente empecé a dudar de que lo que aprendí en su momento hubiera cambiado así por obra y gracia de la corrección política tan habitual, decidí hacer lo más razonable y fui directamente a consultar la RAE (Real Academia Española) que para eso está. Y me pregunto si de verdad a nadie se le ocurrió acudir a esta institución antes de repetir como loros esta supuesta oda a la igualdad.

Pues bien queridos duplicadores, aquí tenéis lo que dice la RAE al respecto.

rae

 

Aquí os dejo el texto transcrito por si no veis la imagen.

“ ‘Los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas’

Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.

El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones.”

Y por si aún quedan dudas este es el enlace en el que podéis consultar esto mismo, por si pensáis que me he dedicado a mentir y manipular como una bellaca.

RAE “Los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas.

Ahora ya solo me queda esperar que el sentido común prevalezca sobre la estupidez humana, aunque creo que tal y como reza el dicho desgraciadamente “El sentido común es el menos común de los sentidos”.

Guardar

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

4 comentarios

  1. De lobbys va la cosa, en cualquier ámbito, me parece a mí, pero no lo digas, o serás una miembra políticamente incorrecta ;-)

  2. El sentido común brilla por su ausencia… Si es que no suena ni bien: los niños y las niñas, los ombres y las mujeres…

  3. Leñe, que quería corregir el comentario y le he dado al publicar… Hombres quería decir…
    Besotes!!!

  4. Entonces ¿no es correcto usar pacientes y pacientas?… que fastidio voy a tener que cambiar el chip en mi trabajo… ;)

Deja un comentario