Autor: Frédéric Lenormand
Título: El castillo del lago Zhou-an
Edición: Alea
Páginas: 185

—–

Si cogemos un relato detectivesco, fresco y sumamente entretenido, con un detective peculiar, que va intentando desentrañar el misterio hasta dar con la clave y lo ponemos en un contexto histórico alejado de lo que podemos encontrar habitualmente seguramente obtendríamos un relato como el que ha escrito Frédéric Lenormand.

La época en la que transcurre la historia es año 668 cuando el honorable Juez Di emprende un trayecto rumbo a su nuevo destino oficial, que le conducirá a un interesante misterio.

El juez Di, ve interrumpido su viaje por unas inundaciones y acaba teniendo que pasar la noche en un posada que no está acorde con las comodidades a las que suele estar acostumbrado.

Por ello, al enterarse de que en ese lugar hay un castillo que está completamente protegido tanto de las inundaciones como de la peste que está asolando el lugar, decide mandar comunicado para hospedarse allí.

Pero antes aparecerá el cadaver de un supuesto ahogado a la puerta de la posada, que el juez Di piensa que ha sido asesinado.

El recibimiento que se le dispensa al juez Di y su criado, el sargento Hong, no es ni de lejos lo que él hubiera esperado y se da cuenta de las ganas que tienen todos de quitárselo de encima.

Pero aparecen más muertos, el juez Di, comienza a investigar, más impelido por acercarse a la posada para poder comer algo y superar la exigua dieta a la que le tienen sometido en el castillo que por su ejercicio del deber.

En primer lugar, me ha encantado el juez Di, lleno de debilidades. Se queja de todo, se acobarda ante la inundación, luego se compadece de lo injusto de tener que alojarse en la posada para más tarde, en el castillo, quejarse constantemente de la horrible y escasa comida que se le ofrece.

Pero a pesar de todas estas “virtudes” el juez nos acaba cayendo bien, y el pobre sargento Hong también.

Pero sobre todo este es un relato en el que los personajes acaban no siendo lo que parecen así la familia del castillo va cambiando poco a poco tanto su forma de actuar como la simpatía que despiertan en nosotros.

La trama está muy bien llevada, y el libro se hace terriblemente entretenido, es de esos que puedes leer de un tirón.

Aunque el momento histórico en el que se desarrolla pudiera en principio hacer que el relato nos pareciera lejano, lo cierto es que el escritor sabe muy bien ir introduciendo los diferentes elementos hasta el punto de podernos meter perfectamente en la historia.

Queda bien reflejada y es parte de la trama esa diferencia de clases de la china feudal y la forma en la que no todos aceptan de buena gana el papel que les ha tocado.

Se marca esa diferencia social por ejemplo entre el juez Di y el sargento Hong, que es básicamente su criado. O entre los señores de la casa y los criados O entre los habitantes del castillo y el resto del pueblo.

Juega también con los elementos sobrenaturales, porque envuelve creencias con festividades, o bendiciones, como parte del misterio que envuelve a la familia del castillo. Lo cual está muy bien resuelto por parte de algunos personajes del libro y enriquece la lectura dándonos pinceladas de esa parte histórica.

Realmente el libro ha sido una grata sorpresa, pues encontré el libro en una de esas mesas de libros a 5 euros que suelen poner en el Corte Inglés y que tan grandes satisfacciones me ha dado.

Así que si encontráis el libro por un precio razonable os recomiendo cogerlo, porque está bien escrito es interesante y entretenido. ¿Que más se puede pedir?

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

1 comentario

  1. A mí el que esté situado en el siglo VII no me echa para atrás sino todo lo contrario, me llama más la atención.
    Me ha parecido una historia de las que me gustan aunque supongo que no será fácil hacerse ahora con ella si está ya en los saldos del Corte Inglés…

  2. Pingback: Listado de libros leídos en el 2011 | El Escalpelo Literario

Deja un comentario