Autor: Miyuki Miyabe
Título: La sombra del Kasha
Edición: Editorial Quaterni
Páginas: 352

—–

Kasha, 火車: Espíritu maligno que se manifiesta en los ritos fúnebres para robar y devorar las almas de los cadáveres. En Japón, los velatorios son muy ruidosos para alejarlos.

—–

El argumento es ya por sí mismo fascinante. Tenemos a un policía que está convaleciente al haber sido herido en acto de servicio. A él acude un sobrino por parte de su fallecida mujer, del que apenas ha tenido noticias en los últimos años, con el encargo de investigar la desaparición de su prometida.

El detective acepta investigar de manera extraoficial el caso y lo que parece al principio una simple escapada de la muchacha, al descubrir su prometido que ella está en bancarrota, acaba complicándose y desvelando un turbio asunto en el que entran en juego deudas elevadísimas, cambios de identidad, Yakuza, y un sistema de consumo que lleva a muchos a la desesperación más absoluta y al intento de solucionarlo de la manera más drástica.

Pero más allá del argumento lo que realmente impresiona de este libro es el ritmo. De una forma pausada pero constante la investigación está muy bien llevada, paso a paso, de esa manera que también saben llevarnos los escritores japoneses consigue de una forma reposada ir descubriéndonos un mundo que quizás por lo cercano, teniendo en cuenta la crisis que en los últimos tiempos nos ha tocado vivir, resulta aterrador y revelador a partes iguales.

Esto hace que lo que podría ser simplemente una novela más del género se convierta en un libro realmente instructivo, ocio e información a partes iguales. Por ejemplo me parece brillante uno de los capítulos en el que por boca de un personaje que se dedica a ayudar a personas con deudas, se nos muestra un sistema de crédito a través de tarjetas, tanto de fidelización como de uso para consumo, con un sistema de intereses increíble que hace que una vez que uno se ve atrapado sea muy difícil salir de él. Y muestra además una sociedad en la que esa facilidad de consumo y esa ignorancia en cuanto a las consecuencias del uso de esa forma aparentemente inofensiva de crédito atrapa a la gente.

El libro se desarrolla en los años 90 así que no es algo que nos quede muy lejano pero si muestra quizás el inicio de esa caída económica y el incremento con cifras astronómicas del endeudamiento de las personas. Por lo tanto en cuanto a documentación, muy importante para comprender las motivaciones y las circunstancias de los personajes, el libro es impecable.

También es altamente instructivo a la hora de citar datos sobre la burocracia japonesa, y me ha resultado curioso descubrir ese sistema de registro familiar, muy arraigado en Japón y anterior a los métodos occidentales de empadronamientos, por ejemplo y que hace que a una persona se le pueda seguir mejor la pista, pero que también son algo arcaicos como comentan algunos personajes. Pero esos datos ayudan mucho a descubrir un poco de la personalidad de todas estás personas, del ambiente en el que se mueven.

Por tanto los personajes no son nada planos, pues como digo se nos van descubriendo en múltiples matices, no solo nos muestran la historia central si no que vemos los contextos incluso en los amigos del protagonista, en su hijo, en los roles de cada uno.

Y otra vez he vuelto a sorprenderme de la capacidad de los escritores japoneses en descubrirnos un personaje al que no vemos en primera persona, en este caso la mujer desaparecida y otra mujer de la que toma su identidad, a través del resto de personajes.

Por ejemplo ya comentaba como algunos escritores, como el caso de Murakami en alguna ocasión hacen que sus personajes sean una especie de coro que sirve para descubrir y elaborar la personalidad de un personaje concreto. Y eso es algo que me parece complicado pero que he descubierto que en estos autores es todo un arte y por supuesto Miyuki Miyabe no es una excepción.

El libro nos deja un final con interrogantes, por así decirlo nos queda que la parte ausente nos cuente su historia aunque al final eso no es lo importante, si no que el propio detective reconoce que lo importante ha sido la búsqueda no las respuestas, porque a ese punto ya ha comprendido muchas cosas.

Es un libro soberbio y que recomiendo a todo el mundo tanto si disfrutan de novelas policiacas al uso como si lo que les gusta es descubrir personajes e historias interesantes.

Como dije antes tengo muchas ganas de leer el nuevo libro de la autora que ahora si parece que tendrá algún toque más sobrenatural y y corta con el estilo del anterior.

En cuanto a la editorial que ha publicado este libro, os aconsejo que no le perdáis la pista porque entre su catalogo tiene obras clásicas muy interesantes, no solo en cuanto a literatura japonesa, que ya solo por eso merece la pena echarle un vistazo, si no en otras obras clásicas que ha recuperado.

Si queréis visitar su web es Editorial Quaterni.

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

2 comentarios

  1. Me alegra muchísimo que te haya gustado tanto. La verdad es que esta muy bien construido y el tema del registro civil y de las bancarrotas es muy instructivo. También como vamos conociendo a las dos mujeres a través de referencias (desconocía que era algo mas o menos habitual en la literatura japonesa).
    Ahora, ya sabes, a por el segundo!

  2. Escalpelo Literario

    Laky no sé si es algo habitual en los escritores japoneses en general, aunque a veces encuentras similitudes narrativas, pero si es cierto que he visto esa manera de mostrar un personaje a base de una especie de coro en algunos escritores. El mejor ejemplo es Murakami.
    El libro no es que me haya gustado, es que me ha entusiasmado, hace tiempo que no disfrutaba tanto con un libro, así que me ha dejado ganas de mas.

  3. Pingback: Miyabe, Miyuki: Crossfire. Fuego Cruzado | El Escalpelo Literario

Deja un comentario