Autor: Rafael Nebrera Ruiz
Título: Manual para el perfecto gaznápiro
Edición: Editorial Circulo Rojo
Páginas: 114

—–

Manual del perfecto gaznápiro es uno de esos libros cuya portada entra por los ojos. No se le puede negar originalidad, pero evidentemente el título no se queda atrás.

Cuando uno ve el libro piensa en una lectura para pasar un rato entretenido, echarse unas risas y en definitiva para no dormirse en medio de la lectura.

Y eso es lo que uno encuentra.

Manual del perfecto gaznápiro es un cúmulo de relatos con un nexo común, Manuel (Manu, Manolo) Contreras.

Comenzamos con la definición del término gaznápiro para aclarar bien de que estamos hablando y pasa luego a mostrarnos el gaznápirismo del protagonista en toda su extensión.

Ante esa primera visión del protagonista sobre los temas de estudios en los que se gastan el dinero algunas universidades solo puedes hacer dos cosas, reconocerte a ti mismo especulando sobre ellos lo cual hace que te descubras como un gaznápiro más, y en segundo lugar comienzas a disfrutar de la diversión que te garantiza el libro.

Lo mejor de todo es la gran variedad de formatos de estos relatos, pasamos de uno a otro sabiendo que en realidad forman parte de una historia y que de esa carta que ahora leemos, aparecerá mencionada en otra de las historias y que al fin el personaje no hace más que mostrar lo cotidiano con ese prisma especial e hilarante del gaznápiro medio. Pero también queda un poso de toma de conciencia, una pizquita de crítica y un abrir los ojos ante tanta complicación absurda en el día a día.

Me ha encantado como va conectando unas cosas con otras pero he de reconocer que me he reído con la conversación de la red social (cara libro, la llama el autor) por lo de reflejo de realidad que tiene. Quien no sea capaz de reconocer ese tipo de conversaciones absurdas que se suelen dar en las redes sociales, es que nunca perteneció a una.

El relato de la conquista en el bar al más puro estilo castizo no tiene desperdicio, aparte de poner en evidencia una máxima que muchos olvidamos y es que las diferencias lejos de alejarnos deberían enriquecernos, también nos divierte con el absurdo de la falta de lógica de las relaciones personales.

Otra parte del libro que no tiene desperdicio es la carta que el protagonista le envía a su superior. Y es que dice aquello que muchos otros querrían decir pero no se atreven y lo dice reconociendo que el pago por su acto será el despido, pero a veces uno se queda la mar de a gusto después de decir tal puñado de verdades.

Y siguiendo con las cartas, tampoco es desdeñable la que le escribe a ese vecino cotilla y poco amigable del que todos tenemos seguramente un ejemplo propio.

También el relato sobre la anécdota de los niños peleados y la consecución de las charlas maternas en cuanto al desenlace en el parvulario es genial. Primero porque podríamos perfectamente extrapolar los niños del parvulario a los diputados en el parlamento y la cosa seguiría teniendo su gracia, pero además porque el autor tiene muy buen concepto de las madres, todas compresivas y conciliadoras, que no digo yo que no, pero vamos que también es cierto que si la conciliación no sirve las madres pueden ser más guerreras y peor intencionadas que los propios niños los cuales, si sus madres no intervienen demasiado, suelen solucionar sus diferencias bastante bien. Pero esto es una apreciación personal basada en la experiencia maternal.

Desde luego lo que no le podemos negar a Rafael Nebrera es que tiene la capacidad de coger las situaciones cotidianas y convertirlas en algo divertido, algo que nos hace reír y quitarles un poco de hierro y por tanto con su libro nos hace pasar un rato entretenido e incluso nos muestra cosas en las que pensar un poquito, pero si algo resulta llamativo en este autor en que ha sabido perseguir su sueño y eso le honra.

Rafael Nebrera decidió auto publicar su libro y pensando en aquello de que lo que hace grande a un autor es ser leído no se lo pensó dos veces y se puso a repartir sus libros gratuitamente en plena Puerta del Sol. Esto es algo que yo admiro mucho, porque conseguir que se hable de tu libro por el boca a boca, es algo muy importante y hay muchos autores que gracias a la distribución de su obra por internet, o como Rafael, por su empeño en ser leído distribuyendo el mismo su obra, consiguen hacerse un hueco por méritos propios y eso es además un aval de que esos libros merecen la pena. Aquí ya no es solo pura cuestión de marketing si no boca a boca de los lectores satisfechos.

La edición de la Editorial Círculo Rojo, me ha gustado. La cubierta del libro es de tapa blanda y tiene solapas, que a mi me encanta porque sirve para dos cosas, primero para usarlas de marcadores y segundo porque suele tener escrita en la parte interna información sobre el autor en cuestión.
El papel es grueso y la impresión es buena así que no te plantea muchos problemas de lectura. Pero lo que me ha encantado es la portada. Le da un toque divertido y creo que identifica muy bien el contenido del libro. Ya sé que a veces soy un poco superficial por dejarme llevar por una portada o un título, pero es que realmente cuando no conoces más de la obra o el autor, una portada y un título es la primera toma de contacto y por tanto algo muy importante.

Si tenéis la oportunidad de leer el libro no os lo penséis dos veces, porque pasaréis un rato muy divertido, que con los tiempos que corren ya es mucho, y descubriréis como a través de la risa también se puede hacer un poco de crítica.

Si queréis podéis también visitar la web del autor, Rafael Nebrera Ruiz

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0

4 comentarios

  1. Me ha gustado la iniciativa del autor de autopublicar su libro y distribuirlo en la Puerta del Sol. La verdad es que en estos tiempos de crisis es difícil que las editoriales apuesten por un autor novel e iniciativas como ésta -o como las que a menudo hemos visto en internet- parecen ser la única vía para darse a conocer. Porque lo que está claro es que hay un montón de buenos escritores por ahí que merecen ser leídos. Me alegra que éste sea uno de esos casos.
    En cuanto a la edición de Círculo Rojo, yo sólo he leído un título suyo -Un féretro en el tocador de señoras- y también me gustó mucho tanto el diseño de la portada (como bien dices, lo primero que entra por los ojos), como la calidad de los materiales.
    Me alegra que hayas acertado con esta lectura y espero que Rafael Nebrera tenga mucha suerte. Me voy a pasar por su blog

  2. Me quedo sin palabras ante tan favorable crítica. Son este tipo de comentarios los que te hacen seguir en tu labor y en la persecución constante de tus sueños. No puedo más que agradecerte haber leído mi libro y haber empatizado tanto con mi querido Manolo, que es sin duda un personaje peculiar.

    Gracias de corazón.

  3. Una crítica buenísima sobre el libro, yo lo he leído y no le he sacado tanto jugo como tú, así que lo volveré a leer. Me encanta el humor con el que está escrito y también el del libro que Rafa está escribiendo ahora por internet, es una lástima que alguien que lo hace también se tenga que autoeditar y regalar sus libros para darse a conocer cuando hay tanto “famoso” que no sabe ni escribir.

  4. Laky, es cierto que normalmente es dificil publicar un libro sobre todo si eres un autor novel, y más en tiempos de crisis, pero me he dado cuenta de que ahí fuera hay gente con mucho talento que como no recurra a su ingenio no va a ver demasiadas puertas abiertas, y eso me indigna especialmente, cuando veo sagas de libros que consiguen fama y gloria (o sea dinero) cuando sus autores apenas saben escribir y no voy a mencionar a cierta escritora facilona de relatos adolescentes y vampiros gusiluz. Quiero decir que es muy triste que gente que vale no reciba respuesta de las editoriales y estoy segura que si mañana, Belen Esteban, por un poner, dijera que va ha escribir un libro, habría tortas entre las editoriales para publicarla. Y eso es muy, muy triste.
    Creo además que esta frustración viene desde que fui jurado en el Primer Certamen de Circulo de Lectores, porque me di cuenta que las cinco obras finalistas merecían ser publicadas, y solo podía elegir una, cuando las cinco valían más que muchos de los libros que ves en el top ten de ventas.

    Rafael, muchas gracias por pasarte por el blog. La crítica es favorable por que el escrito lo merece. Manolo es un personaje que se hace querer porque en cierta manera nos vemos un poco reflejados en él y dice lo que a veces los demás pensamos y no nos atrevemos a expresar en voz alta. Me alegra mucho que mi reseña te reafirme en la persecución de tus sueños y espero seguir disfrutando de tus escritos. De hecho ya tienes seguidora en tu nuevo proyecto.

    Isabel, te doy toda la razón, es una lástima que alguien que escribe tan bien no tenga a las editoriales haciéndole una oferta, máxime cuando ves las cosas que suelen publicar sobre todo algunas grandes editoriales, las pequeñas ya es otro cantar. En cuanto al humor de Rafael creo que es ese tipo de humor que sirve para contar cosas más allá de la simple carcajada y aunque a veces el humor se considera un género menor, pienso que puede ser un buen mecanismo para hacer notar cosas más serias y hacer reflexionar un poquito. Y eso Rafael lo consigue. Y sí, yo también sigo el nuevo libro de Rafael con interés. :)

  5. Pingback: El Telefono (Relato) – Rafael Nebrera Ruiz | El Escalpelo Literario

  6. Pingback: Rafael Nebrera Ruiz – Nuevo Blog | El Escalpelo Literario

Deja un comentario