Autor: Peter Benchley
Título: Tiburón
Edición: Círculo de Lectores
Páginas: 348

—-

Hacía bastante tiempo que quería leer este libro, pero quería un libro concreto, este que veis en la foto que pertenece a la primera edición de Círculo de lectores, la del año 1974 (el libro apareció por primera vez publicado en inglés en 1973). Me encanta esa portada con aspecto de lienzo pintado. De esa colección conseguí también hace poco “El gran robo del tren” de Michael Chrichton que es mi lectura actual y del que ya os hablaré más adelante.

De la historia que narra este libro, conocía solamente la adaptación cinematográfica de Steven Spielberg del año 1974 pero como suele ocurrir hay notables diferencias entre el libro y la película, ganando por mucho el libro. La historia del libro es mucho más rica y compleja, lo que ya es mucho pero si tenemos en cuenta lo mal que ha envejecido la película, ya tenemos dos motivos para leer el libro.

Algo muy curioso es que antes de que el libro saliera a la venta ya se habían solicitado los derechos para llevarlo a la gran pantalla. Pero además de eso, el libro fue un gran escándalo en su momento a nivel social, precisamente por la forma de retratar ciertos ambientes situaciones y personajes. Tenemos que tener también en cuenta que Peter Benchley era periodista y como tal sus críticas incluso al periodismo son muy agudas y nada amables.

Lo que más llama la atención al leer el libro es que en él, el tiburón no es realmente es protagonista, sino un detonante, o una excusa de todo lo que va acontecer durante la narración. En la película, por el contrario, el tiburón si es el protagonista, y eso hace que toda la riqueza de la historia y la profundidad de los actos de los personajes que quedaban muy claros en el libro, en el film queden bastante diluidos.

Otro punto a aclarar antes de entrar de lleno en la historia y los personajes, es que aunque Tiburón se considera un relato de terror, no da miedo, no os asustará, aunque no lo garantizo al 100% porque no se como sois de sensibles, pero como he dicho el tiburón es algo que sirve más bien para desencadenar los acontecimientos que se nos van a narrar que realmente son más una crítica hacia ciertas acciones y conductas.

El libro nos sitúa al comienzo con el ataque de un tiburón en una playa de Amity, una típica localidad de veraneo sobre todo enfocada a gente adinerada de Nueva York y otras grandes ciudades. Y aquí tenemos la clave del libro. El lugar donde se desarrolla la novela es tan importante como la personalidad de los personajes principales. Ellos son los que forman la historia.

Tenemos por un lado al jefe de policía Martín Brody que es realmente el que mantiene un poco el sentido de lo que es correcto hacer, aunque ante el primer ataque se deje llevar por la situación y las presiones de otros personajes con más autoridad, pero que cuando los ataques se siguen repitiendo sí hace lo que cree que debe hacer a pesar de las amenazas sobre las consecuencias que tendrían sus actos.

Por otro lado tenemos a Larry Vaughan que no solo es el alcalde, si no que además tiene otros intereses personales, por lo que presiona para que ante el primer ataque del tiburón no salga nada a la luz ni se pongan precauciones que podrían hacer que peligrara la visita de turistas a esta pequeña localidad costera, lo cual sería una catástrofe económica para los habitantes de la misma.

Aquí tenemos otra de las grandes cuestiones del libro. Por una parte tenemos a la población de este pueblecito, que prácticamente viven todo el año de lo que se ingresa el turismo en la época estival, por lo que podemos imaginar la ruina que supone el hecho de que trasciendan a la opinión pública los ataques de tiburones, eliminando con ello la posibilidad de los llenos turísticos.

Esa es la baza que juega el alcalde para presionar a jefe Brody y también a la prensa, representada por Harry Medows.

Aquí vemos como el tema de la prensa también sale a la luz con esa práctica tan habitual de cambiar palabras para suavizar noticias y no crear alarma sobre algún hecho concreto, pues se explica como es algo habitual cuando ocurre algún delito en el pueblo, se juega un poco con las palabras y el sentido y así no parece tanto.

Medows también presiona al principio al jefe Brody igual que lo hace toda la asamblea del pueblo, como he mencionado anteriormente, para intentar salvar los beneficios derivados de el turismo.

Obviamente la cosa se complica y al primer ataque de tiburón siguen otros, una de las víctimas es un niño y vemos también como hay testigos, con lo cual eso ya es imparable.

El jefe Brody decide cerrar las playas bajo su cuenta y riesgo y bajo las amenazas de arruinar su carrera por parte de los poderosos del pueblo. Y es aquí donde comienza la caza del tiburón y donde entran en juego dos personajes nuevos, uno de ellos, Matt Hooper el experto en tiburones es muy importante en relación con la mujer de Brody, Ellen, y el otro es Quint un experto marino cazatiburones.

Como acabo de decir, Ellen juega un papel muy importante en otra de las críticas que hace el libro, en este caso la dos diferentes clases sociales y la separación entre ellas. Ellen es una de las veraneantes ricas que en uno de sus veraneos en Amity conoce a Brody y poco después se casa con el, y es entonces como poco a poco abandona su clase social para formar parte de la de los habitantes de Amity. Pero Emily solo se siente mal cuando llega el verano, cuando llegan los veraneantes y ve el contrapunto de ambas clases (la gente del invierno y la gente del verano) que no se mezclan entre si y quedando ella relegada a formar parte de la gente de invierno y no pertenecer ya más a la gente del verano.

Resumiendo puedo decir que el libro, más que por el tema del tiburón y sus ataques, es muy interesante a un nivel crítico de las sociedad, de la ambición sin escrúpulos y de las debilidades humanas. Además es algo que sigue vigente en la actualidad. Seguro que podemos pensar en casos de especulación inmobiliaria en zonas costeras, o de corrupción en cargos políticos, o de manipulación a través del lenguaje de la prensa. Todo eso no nos es ajeno en la actualidad y como vemos parece que las cosas no han cambiado tanto en los últimos cuarenta años.

El libro es muy recomendable, no voy a decir de obligada lectura, porque a cada cual sus gustos, pero si dudáis en si leerlo o no, yo os aconsejo que lo hagáis porque tiene más miga de lo que a simple vista pudiera parecer.

Os dejo unas citas del libro.

“Naturalmente hay algunas cosas que podría hacer. Teóricamente. Pero, en la práctica, no puedo hacer nada.
Lo que tú y yo pensamos no importa mucho por estos contornos. Los caciques del lugar están preocupados y piensan que no estaría bien si nos excitásemos sólo por que una forastera fue muerta por un pez. Prefieren correr el riesgo de que haya sido un accidente aislado, que no volverá a suceder. O, mejor dicho, están dispuestos a dejar que yo corra el riesgo, dado que la responsabilidad es mía.”

“Tenemos otra cosa a nuestro favor. La señorita Watkins no tenía importancia alguna, y venía de un pequeño pueblo llamado Pennington, de Nueva Jersey, que ni siquiera tiene periódico propio. Así que si le publican una necrológica en algún sitio, será cortita y la olvidarán pronto.”

“Las violaciones del anterior verano habían sido mencionadas por el Leader, pero suavizándolas (como molestias a personas), porque Brody y Meadows estuvieron de acuerdo en que el espectro de un violador negro amenazando a todas las mujeres de Amity no sería demasiado bueno para los negocios turísticos.”

It's only fair to share...Email this to someoneShare on Facebook0Pin on Pinterest1Share on Google+0Share on Tumblr0

2 comentarios

  1. La peli la he visto no sé cuántas veces… Pero nunca me ha llamado la atención este libro. Hasta que he leído tu reseña. Ahora me has picado la curiosidad.
    Besotes!!!

  2. Jolín, qué recuerdos me has traído. ¿Sabías que este es el primer libro no infantil que me compré? Yo era un niño y desde luego no fui capaz de leerlo con coherencia, pero lo intenté. Me dejé llevar por el morbillo (porque conocía la peli) y era una edición de bolsillo que estaba barata y me la compraron. La verdad es que me has animado a leerlo de nuevo, porque el recuerdo que tengo de él es muy difuso y por tu análisis seguramente me perdí la verdadera chicha de la historia y solo recuerdo la peli (Spielberg no me gusta, lo confieso, aunque El diablo sobre ruedas está bien).

    Por cierto, esta es la versión que yo tengo
    http://www.tercerafundacion.net/imagenes/portada/P-00035496.jpg
    Lo que me pareció un juego de palabras que queda muy cutre es el resumen que le pusieron en esta edición en la contraportada: “Un gigantesco tiburón llega a la costa de Long Island. El jefe de Policía ordena el cierre de las playas, pero los <> de la localidad se oponen: sería su ruina.”

    Recuerdo que cuando de niño leí esa reseña no sé por qué me imaginé los “tiburones” a los que hace mención en plan dibujo animado, como en Buscando a Nemo y cosas así XDDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *