Título: Tenue
Autor: Javier Vivancos
Edición: Kindle
Páginas: 404

Es curioso lo que me cuesta opinar sobre libros cuando son trilogías o sagas. Realmente no sé como enfocar la entrada, porque en realidad el libro va a continuar y me gustaría hacer una entrada para todo el conjunto de libros que engloban una saga, aunque dependiendo del número de volúmenes que la engloben puede ser una labor titánica.

El caso es que he ido dejando pasar el tiempo y al final he acabado leyendo tres veces este libro. Justo ahora acabo de terminar esa tercera lectura y si os soy sincera no ha sido ningún sacrificio porque he de decir que las tres veces he disfrutado.

Si pensamos que el libro que nos ocupa está dentro de lo que podríamos llamar novelas juveniles, podríamos pensar que es una lectura más fácil y quizá sea cierto si la comparamos con otras novelas del autor, pero cometeríamos un error. Por un lado cualquier libro de Javier Vivancos aunque intenso, crudo y aterrador tiene una lectura muy fluida, tanto por lo interesante de sus propuestas como por el hecho de que tengan siempre una labor de corrección impecable, así que nunca vas a distraerte por errores, fallos de concordancias o palabras fuera de lugar, lo cual a día de hoy os aseguro que agradezco muchísimo. Pero por otro lado tenemos que tener en cuenta que este libro, si bien hemos dicho que es novela juvenil, en el fondo no está tan alejado de la prosa habitual de Javier y tiene algunas partes (como la de la guardería) que me resultan muy perturbadoras, y son difíciles de borrar de la mente. Ese es su punto fuerte y aquí lo mantiene, afortunadamente.

Por otro lado tenemos un libro bien trabajado con personajes interesantes y con fondo, unos más que otros. Pero al ser este el primer libro de una trilogía, cabe pensar que algunos seguirán desarrollándose en los siguientes libros y sobre todo que tendremos respuestas para el millón de preguntas que quedan abiertas en este final.

Ese es uno de los grandes problemas no de este libro si no de casi todas las sagas, trilogías, pentalogías y demás gias que se os ocurran, que siempre dejan un montón de cosas en el aire. Y eso es algo que a mi, con mi reducidísima paciencia me cuesta mucho sobrellevar.

Pero vamos a entrar en materia. Tenue tiene, no podía ser menos conociendo al autor, un principio impactante, duro, cruel incluso. Conocemos a nuestra protagonista Asela, desde luego no en uno de sus mejores momentos, de hecho está a punto de morir. lo que ocurre después de esa pequeña introducción será el eje central de la historia, el nuevo “hogar” de Asela, su nueva existencia.

La ambientación de la novela tiene mucho de protagonismo también, diríamos que tiene muchísimo peso en todo lo que ocurre alrededor de nuestros personajes, que son varios principales y un puñado de secundarios, entre ellos una muchachita por la que yo he tenido una especial debilidad.

La llegada de Asela a La Academia nos trae ecos de “chica nueva en el instituto” y la narración alterna esa vida estudiantil más trivial, con las relación entre los personajes, con los enigmas que han llevado a que Asela esté allí y las claves de su nueva vida como “tenue”.

Respecto a qué significa ser tenue, lo que implica esa nueva existencia, el porqué de no recordar su vida anterior y la certeza de que todos guardan secretos, por no hablar de que hay detrás de la ascensión (una especie de graduación de alumnos de La Academia), o qué y cómo se usa La Expresión son temas que nos mantendrán pegados a las páginas y que con gran frustración serán contestados solo en parte dejándonos sin duda con ganas de tener ya en nuestras manos el segundo libro.

Como trio protagonista, que tiene que haber en toda novela juvenil que se precie, tenemos por un lado a Asela, que ya dije que conoceremos al inicio del libro, a Lobo que es quien literalmente la arrastra hasta la puerta de La Academia y a Zarko, el tercero en discordia que parece tener muchos secretos.

He de reconocer que los tres personajes me gustan mucho, cada uno cumple con su papel correctamente, si bien tengo debilidad por Lobo creo que Zarko hace un buen contrapunto y Asela despierta simpatía y más o menos va oscilando de uno a otro con lo cual queda todo bastante equilibrado.

Entre los secundarios tenemos Nívea, la compañera de habitación de Asela. Nívea disfruta de las normas, tiende a morderse los pellejitos de los dedos hasta dejarlos en carne viva y le encantan sus muñecas que llenan su cama y a las que trata con mucho mimo. Nívea es como una niña pequeña a la que sientes la necesidad de proteger y cuidar aunque te saque de quicio su manía con las normas.

Está también Joseph, el director del colegio que realmente una no sabe como catalogarlo pero que a mi personalmente no me inspira demasiada confianza.

También tenemos a la popular del instituto, o en este caso de La Academia, Maravilla, que para mi gusto es un personaje que evoluciona muy bien a lo largo de la historia.

Tenemos también a Cerebrín que con semejante apodo no es necesario dar muchas más explicaciones, aunque a priori parezca un personaje más sí tiene su cierta importancia.

Y aunque hay bastantes más personajes, por ultimo voy a mencionar a mi favorito. Se trata de Neona. Me encanta este personaje, me gusta como es, su nombre su apariencia, todo, creo de verdad que es un personaje de los que dan muchísimo juego y no digo más.

Y todos juntos, personajes y ambientación, consiguen meternos en un mundo en el que no paramos de hacernos preguntas, queremos saber mucho más. Queremos saber qué se esconde en el bosque, que esconden los personajes, donde van los graduados y no solo queremos saberlo, necesitamos saberlo. Pero tendremos que esperar, es el problema de las trilogías, así que de momento solo queda adentrarnos en La academia e intentar descubrir sus secretos acompañados de nuestros nuevos amigos. No te adentres solo en el bosque y si puedes evitarlo no pases por la guardería.

Aquí os dejo para ir abriendo boca el trailer book de Tenue, disfrutadlo.

Podéis comprar el libro en Amazon tanto en formato Kindle como en papel.

Formato Kindle
Formato papel

Aquí os dejo también enlace a otras reseñas que he hecho en el blog sobre libros de Javier Vivancos.

Nosotros no guardamos las sobras
Pueblo Muerto
Los últimos días de la sombra

 

Autor:Joe Hill
Título: Tiempo extraño
Edición: Nocturna Ediciones
Páginas: 568

—————

Leyendo este libro me he dado cuenta de que tengo un cierto problema con Joe Hill, he pasado de estar absolutamente entusiasmada, a que sus escritos me dejen un cierto regusto amargo. Y haciendo memoria me doy cuenta de que es una sensación que ha estado ahí desde casi el principio, pero supongo que no acababa de ser consciente de ello.
Resulta que Tiempo Extraño era lo que necesitaba para ver que en realidad Joe Hill no me gusta tanto como yo pensaba. Cosa que me da bastante rabia, todo sea dicho, porque de alguna manera quería creer que podría disfrutar de todos sus libros tanto como disfrute con El traje del muerto. Y no es así.

Esto en realidad casi es más culpa mía que suya. Yo comencé a leer a Hill con su libro de relatos titulado Fantasmas o con El traje del muerto. Digo “o” porque realmente no sé cual leí primero, pero esto se debe a que soy absolutamente incapaz de recordar ninguno de los relatos de Fantasmas, se que ya me pareció bastante irregular, que alguno me gustó bastante y otros nada, y pensé en ese momento que el nivel de los relatos era bastante variado, no para bien, pero lo achaqué a que quizá Joe Hill era un autor más de los que se manejan mejor en novelas largas. Si a eso le sumamos que casi al mismo tiempo había leído El traje del muerto, que para mí, aún a día de hoy es su mejor libro, eso acabó de afianzar ese convencimiento en mi.

Así que ahí estaba yo auto convencida de que todo lo que escribiera Hill con una extensión más o menos larga me iba a entusiasmar tanto como El traje del muerto, así que cuando eso no fue así, lo cual ocurrió cuando leí Cuernos, intenté convencerme que a lo mejor había heredado esa peculiaridad de su padre (Stephen King) de que algunos de sus libros se hagan un poco cuesta arriba en la primera parte, para dejarte sin aliento en su segunda mitad. Pero no. Lo que me ocurría es que sus historias, al igual que me pasó con ese primer recopilatorio de relatos cortos, me seguían pareciendo irregulares. Esto se confirmó definitivamente con Fuego.

Entonces ya me di cuenta que a todas sus historias parecía ocurrirles lo mismo. Fuego me gustó en su comienzo, hacia la mitad me pareció insufrible, aburrido y estuve a punto de dejarlo y hacia la segunda mitad parecía mejorar, unas páginas sí, otras no, hasta que el final (me refiero al final autentico pues hay un final y luego otro post agradecimientos y a ese me refiero) me pareció que se arreglaba la cosa. A todo esto sigo sin haber leído NOS4A2, precisamente porque todo el mundo comenta que es su mejor libro y yo pienso que puede ocurrir que no lo sea y pierda la ilusión definitivamente o que lo sea, con lo cual lo reservo para que me devuelva esa ilusión. De todas formas mientras me decidía llegó Tiempo Extraño y pensé que estaría genial volver a leer historias cortas suyas.

El problema ha sido que esa lectura, me ha confirmado todo lo dicho anteriormente. Tiempo extraño es una recopilación de relatos cortos muy irregular. Para resumir, hay un relato que me ha encantado, otro relato que me a parecido que está bien, sin más y los otros dos, de uno me ha gustado el final y del otro el principio. Y ya está. Creo sinceramente que si en vez de un recopilatorio hubieran hecho un libro solo con el primer relato hubiera estado bastante mejor, o incluso incluyendo el tercer relato, pero en cuanto a los otros dos son en el mejor de los casos olvidables (ya entiendo porque no soy capaz de recordar los relatos de Fantasmas) y en el peor de los casos soporíferos.

Pero como ya me he extendido demasiado en percepciones personales y generales, vamos a ir relato por relato a ver si consigo que entendáis el porqué de mi frustración.

Los relatos incluidos en Tiempo Extraño son los siguientes:

-INSTANTÁNEA

Es sin lugar a dudas el mejor relato de los cuatro, interesante, con una historia fascinante, con ritmo, mantiene el interés y su final es perfecto. No tengo ni un pero en cuanto a él. De hecho si el libro hubiera estado compuesto solo con este relato y le hubieran añadido unas cuantas ilustraciones hubiera sido suficiente.

En Instantánea encontramos a un niño gordito de 13 años, llamado Michael Figlione, que un día encuentra a su vecina, una mujer mayor llamada Shelly Beukes, pasando por delante de su casa descalza y con aspecto de estar bastante desorientada. La acompaña a su casa y en el trayecto ella menciona a alguien de quien parece que está huyendo al que ella llama “el hombre de la Polaroid”.

El marido de Shelly, que la ha estado buscando por todo el barrio le hace una propuesta a Michael para que cuide de ella cuando el no esté o tenga que salir, en cierta manera que sea su niñera como ella lo fue de él.

El problema surge cuando Michael tropieza en una tienda con un extraño hombre con una Polaroid y ocurre algo que acaba con una foto perdida en las manos de Michael, ahí es cuando empieza a darse cuenta que hay algo extraño con ese hombre y esas fotos. Y que quizá el miedo de Shelly no sea tan irracional como parece.

A partir de aquí el relato no solo sigue tan brillantemente como su comienzo si no que va “in crescendo” hasta llegar a un final que a mi me parece magnífico.
Merece la pena leer el libro tan solo por este relato.

-CARGADO

Aquí es donde empieza el problema. Si pensamos que el primer relato ya deja el listón muy alto, colocar este justo detrás no me parece la mejor idea. El problema principal de esta historia es que por un lado es el más largo de todos, unas 180 páginas de pura “nada”. Es aburrido hasta extremos insospechados, les sobran mínimo 150 páginas y para mi gusto solo tiene una cosa buena, el final, y realmente ni siquiera el final completo, si no concretamente la última frase que cierra la historia. Precisamente me gusta esa frase no por la frase en sí, si no por lo que significa y el efecto que produce al actuar como “he defendido una postura para al final dar el giro”, efectista sí, pero al menos eso funciona. Una pena que el resto del relato sea tan absolutamente aburrido.

Y es que de verdad, para decir que las armas son malas, y la gente que le gustan las armas son todos unos racistas psicópatas no hacían falta 180 páginas, porque al final de eso va el relato, no cuenta nada más. Si quería reivindicar algo, o posicionarse en contra de la violencia o las armas, o incluso hacer crítica social, que se yo, creo que algo como Rabia, escrito por su padre (King), es bastante más impactante y consigue un mayor efecto en ese sentido, aparte de estar mejor estructurado, y llevado a lo largo de la narración, todo sea dicho y con personajes trabajados (especialidad de King). Porque Rabia tampoco es un libro muy extenso ya que tiene unas 275 páginas así que Joe Hill ya puesto a hacerlo largo, al menos que hubiera tenido más sustancia.

-EN EL AIRE

Y después tenemos En el aire, que no es que sea la octava maravilla pero es una historia amena, con su justa medida de ponernos en situación de los personajes, sobre todo el principal, pero sin aburrir y sin perder de vista la historia. Quizá aun habiéndolo leído puede que no entendáis porque voy a decir esto, pero a mi me ha recordado a La Cúpula, una vez más de King. No digo que sea igual ni en personajes, ni en desarrollo, es solo como que al leer te viene el eco, sobre todo por el final. Pero no puedo decir nada para no destripar ninguna de las dos historias. Aun así yo creo que si este relato hubiera ido detrás de “Instantanea” lo hubiera disfrutado más. Ahora en retrospectiva al recordarlo no me parece mal, me ha gustado leerlo y me parece una buena historia.

En este relato comenzamos con unos amigos subidos en un avión porque van a lanzarse en paracaídas en honor a una amiga recientemente muerta. Nuestro protagonista principal, Aubrey Griffin, está muerto de miedo, no quiere saltar, pero tampoco quiere reconocerlo porque en el grupo va la chica de la que está enamorado en secreto o no tan secreto. Al final el quiere echarse atrás pero de repente hay un problema en el avión cuando pasan por encima de una curiosa nube, el instrumental queda como muerto y han de saltar de todas formas. Aubrey que va sujeto a su instructor realiza el salto, pero no llegan al suelo, se estrellan con la nube que es sólida, el instructor queda mal herido y Aubrey en un intento de ayudarle se desata del arnés que los une y el instructor junto con el paracaídas se desliza hasta el borde de la nube para caer por ella y aterrizar exitosamente en el suelo. El problema es que ahora Aubrey está solo en una nube que en realidad parece una nave, con una especie de sustancia algodonosa que lo envuelve todo y que parece leerle la mente y darle aquello que desea.

A lo que iba antes en cuanto a porque me recordaba a La Cúpula, solo por dos razones, primero porque al igual que los personajes de la cúpula, Aubrey está atrapado, no puede escapar, aunque esté al aire libre, está igual de atrapado que los personajes del otro libro, además corre peligro su vida (aire, alimento, etc), y comparte el hecho de quien o que lo mantiene cautivo. Pero en realidad la experiencia por la que atraviesa Aubrey en esa nube, le obliga en cierto modo a hacer un auto análisis de su vida hasta ahora y le ayuda a replantearse las cosas de nuevo, una especie de historia sobre la evolución personal de una persona pero enmarcado en una nube que no es tal.

-LLUVIA

Y este relato es el que más me ha fastidiado que sea como es. Me ha defraudado porque la idea me parecía genial. Pero el desarrollo, si bien no es tan aburrido como “Cargado” en parte porque es más corto y pasan más cosas, para mi gusto sobra la parte de la “búsqueda”, cuando lo leáis entenderéis a que me refiero. Y aquí viene lo gordo. Toda esa búsqueda, todos los soliloquios van enfocados a que Joe Hill haga discursos sociales por boca de la protagonista, que me parece genial que lo haga, que es su libro, pero hombre, es que todo está tan forzado y realmente es tan innecesario para la trama, que extenderlo tanto, hace que se pierda un poco la idea principal. De hecho, las cosas que pasan por el camino son hasta cierto punto innecesarias. A ver, que podría haber ocurrido lo mismo, pero sin divagar tanto. El ataque, el nuevo amigo que la ayuda, todo eso podía haber funcionado mejor sin emprender una caminata larguísima que no tiene mucho sentido.

Bajo mi punto de vista está todo como encajado a la fuerza, y el final es un poco forzado. Y no lo digo yo, lo dice el propio Hill al final del libro, ya que reconoce que escribió esta historia en plenas elecciones y que en principio iba a tener otro final pero que al ganar Trump decidió cambiarlo. Y eso se deja ver en la historia, está a pedazos, encajados un poco a la fuerza.

Y me da muchísima pena porque la idea es buenísima. Imaginad un mundo en el que de repente al empezar a llover, del cielo no cae agua sino agujas grandes, duras y afiladísimas. Lo que podría haber dado se si esa idea, el peligro de la lluvia, el problema de que no hubiera agua, etc. Pero no. Al final es solo una buena idea mal ejecutada. Una lástima.

Para concluir; aun así recomiendo el libro pero principalmente por el primer relato “Polaroid” y también bien pensado por “En las nubes” que la verdad es que no está mal. Pero los otros dos, ya se que para gustos los colores, pero es que ni color tienen.

 

Autor: Neil Gaiman
Título: El océano al final del camino
Edición: Roca Editorial
Páginas: 236

—–

Es curioso lo que me ha ocurrido con este libro. Es una de esas escasas ocasiones en las que comienzas amando la historia, vas perdiendo intensidad en tu afecto hacia ella pero aún te sigue gustando, continuas ya un poco a rastras casi resultándote indiferente hasta llegar al final y acabar aborreciéndolo definitivamente. Y esto además tiene mérito si tenemos en cuenta que la historia tiene unas 200 páginas, rellenas con letra enorme a prueba de grandes dioptrías y que prácticamente se puede leer en un ratito del tirón.

Con esto no digo que el libro sea malo, porque no lo es. Simplemente no me ha gustado la historia en conjunto. He pasado durante la lectura por todos esos estados que os he comentado para al final sentirme francamente defraudada. Y supongo que en parte es culpa mía, porque Neil Gaiman es un autor que me encanta desde aquel momento de hace casi dos décadas que descubrí su obra gracias a la colección Brainstorming de Norma. Hasta ahora todo (y eso dice mucho del autor) me había gustado mucho, sus libros, sus novelas gráficas, los cómics, incluso el episodio “La mujer del doctor” (episodio de Dr. Who escrito por Gaiman) o la película MirrorMask (a medias con Dave Mackean maravilloso ilustrador de varias novelas gráficas de Gaiman), así que no juzgo a la ligera y por eso puedo decir que este libro ha sido como una piedrecita en el zapato.

La historia es la de un hombre que vuelve al lugar de su infancia para asistir a un funeral. Ahí comienzan de repente unos recuerdos que parecían dormidos hasta ese momento, y esa es la historia en si, esos recuerdos contados a modo de flashback que nos darán a conocer unos hechos fantásticos llenos de magia, miedo, angustia y fascinación infantil. Y si el libro se hubiera quedado en esos recuerdos hubiera estado muy bien, pero el retorno al presente es lo que para mi no tiene ni pies ni cabeza, queda forzado, el final da la sensación de que la obra o es un relato corto que a Gaiman se le ha ido de las manos al querer darle más extensión, o es la primera parte de una obra más extensa y por lo tanto el final da la impresión de estar inacabado o mal llevado por una absurda precipitación.

Es un libro que ha tenido muy buenas criticas, pero llegados a este punto yo ya no sé si es que ciertos autores van a recibir buenas criticas por simple postureo o por seguir la corriente o realmente es que sí, que todas esas personas han visto en este libro algo que yo no he sido capaz de entender, pero es cierto que no soy la única que ha notado que la estructura del libro tiene algo que no encaja. El conjunto de la historia es desigual, como si no estuviera previsto haber sido escrito así y se hubiera hecho un apaño de ultima hora.

Los personajes por su parte son fabulosos, Gaiman suele tener en sus historias un personaje principal al que dan ganas de adoptar y proteger, y un elenco de secundarios inolvidables, y este no es un caso diferente. Hasta la malísima de la historia me gusta, muy buena villana, de las que da gusto leer. El niño protagonista se convierte prácticamente en tu protegido según lees, sufres por él y el sentimiento de angustia que sientes por lo que le está ocurriendo llega a ser la mejor baza del libro. La niña que ayuda al protagonista es absolutamente brillante, un personaje de esos que dejan huella, y la familia de ella también se queda con tu corazón, la familia del niño ya es otra historia. Todo el universo mágico que ha creado Gaiman es muy interesante, de ahí la idea de que este libro sea un prologo de algo más grande (pero es que incluso así, esas páginas finales del libro resultarían totalmente innecesarias pues no aportan nada y sí estropean mucho) y me gustaría mucho volver a visitar este universo de magia primigenia. Y es por eso que resulta más doloroso ese defecto en la estructura de algo que a priori debería haber sido mucho mejor. Ese cojear al final, hace que el libro pierda brillo, y que el conjunto quede feo y deslucido.

Me resulta curioso que algunas personas califiquen a este libro como el mejor de Gaiman, porque creo que está a años luz de otras obras suyas. No hablo siquiera de gusto personal, que también, si no de que el libro tiene algo que no lo hace redondo, algo que te deja con mal sabor de boca, y ese algo es una cierta desconexión entre una parte del libro y otra. Quizá sea yo la única que lo vea, quizá no. Pero si crees que este es el mejor libro de Gaiman te aconsejo que leas más libros suyos.

Título: 1387
Autor: Marcos Muñoz
Edición: Mil Monos
Páginas: 249

——–

Es curioso lo que me ha ocurrido con esta reseña, me ha podido la responsabilidad. El caso es que me he leído el libro dos veces, y lo tengo desde hace un año. Me ha gustado tanto, tantísimo que le he dado vueltas y más vueltas a como expresarlo sin que parezca que exagero.

Tengo una cierta tendencia a mostrarme excesivamente vehemente con las cosas que me gustan, también con las que no, pero especialmente con las que me han hecho disfrutar y este libro lo ha conseguido.

Para empezar os dejo la sinopsis del libro:

“El siglo XIV avanza hacia su fin: los Juanes gobiernan la Península, Granada empieza a languidecer aislada, las dos cabezas del papado se enfrentan y Venecia se intuye como la gran potencia comercial que por encima de catalanes y genoveses, habrá de dominar el Mediterráneo en los años por venir.
Los destinos de hombres santos y herejes, asesinos y caballeros, mentirosos y aventureros, confluyen en una villa donde las reglas del juego están a punto de cambiar.
Una ciudad demasiado antigua con murallas demasiado grandes.”

Por un lado me ha encantado y por otro tengo un cabreo “monumental”, como dirían los de gomaespuma. El cabreo es solo por que este libro es el comienzo de una saga, que preveo épica, si no leed el libro y me contáis. Pero es eso, el principio. Después de este vienen más y no están escritos aún. Y a mi me gusta leer las sagas de un tirón. Así que la espera del siguiente me está matando, aunque se que Marcos ya está en ello.

El libro del que os hablo es 1387 (Libro 1) y me ha hecho sentir con la lectura como si volviera a esos libros que me cautivaron en la infancia. Una aventura en toda regla, una mezcolanza de historia, magia negra, reliquias robadas, agentes del Papa, asesinos y dioses. Y esa mezcla ha dado una de las historias más originales y atrayentes además de terriblemente adictivas con la que he tenido el placer de toparme.

Me encantan los personajes, todos y cada uno de ellos, los quiero, me preocupo por ellos, tanto los malos como los buenos. Por algunos tengo una especial debilidad, de hecho el mayor disgusto es presentir todo lo malo que le espera a uno de ellos, aunque se que hay otro que es un superviviente nato y que no debo preocuparme demasiado por él. Por algunos he sentido un afecto inmediato desde el primer momento en el que han aparecido en la historia, como Nemesia y Gumersinda, pero especialmente Nemesia de la que espero grandes cosas. Otros me han conquistado al instante, como los “ancianos”. He derramado mis lágrimas mientras en el avance se iban quedando algunos rezagados. He sentido la emoción y la incertidumbre ante el descubrimiento de su misión. Y esto nos lleva a la “compañía”, nombre que les he puesto yo en honor a aquella otra que en su momento portó un anillo, y a esa búsqueda de las claves para salvar al mundo, se que estaré a su lado en su empresa y que disfrutaré en el trayecto.

Marcos tiene una forma de escribir impecable, no tienes que preocuparte de faltas de estilo, ni de excesos de forma, simplemente debes dejarte envolver en la historia y disfrutarla como si estuvieras leyendo las aventuras de Dartagnan y sus compañeros, como si embarcaras con Jim en el barco lleno de piratas que te llevará a la isla del tesoro. Como si Alatriste te llevara de la mano por encuentros de capa y espada.

Al leer el libro no pude evitar recordar la trilogía Nikopol, de la que os hablaré algún día, sobre todo por que en dicha trilogía la historia comienza con una pirámide suspendida en el cielo de París, con sus dioses dentro. ¿Que tiene que ver esto con “1387”? Leedlo y lo averiguaréis.

Otra cosa que me ha maravillado del libro y que tiene que ver con sus personajes, es que ninguno es quien dice ser, a todos los conoceremos con otros nombres, Azrael, el Mateo, etc.. y a lo largo de la historia sabremos su verdadera identidad.

El libro va narrado desde varias perspectivas y lugares distintos, haciendo que al principio tengamos que poner los 5 sentidos en la lectura, para no perdernos nada de nada, pero al final todo va encajando, las partes van mostrando la relación que tienen entre sí y al final conseguimos comprenderlo todo.

Además de la habitual división en capítulos, tenemos también Interludios, que nos dan otra perspectiva de la historia. Y al final un poco de texto que nos muestra que alguien está escribiendo la historia que acabamos de leer, y que continuará, por que no ha hecho más que empezar y aún queda mucho que escribir, aunque eso le cueste la vida que le queda. ¿Quien es esa persona?

Pero, queda abierto el final, porque en realidad el final es un principio, resultando este libro casi un prologo de lo que va a ocurrir posteriormente, la gran aventura que nos espera, la gran misión encomendada a nuestros amigos, porque a estas alturas ya lo son.

Y entonces llega la terrible espera para acompañar a nuestros amigos en su búsqueda, para saber que les ha deparado el destino al caballero, o a Azrael, aunque se que el primero tendrá un duro camino por recorrer y el segundo sabrá cuidarse bien por si mismo. Y entonces podemos enfocarnos en el resto, en saber que camino recorrerán cada uno de ellos, y en acompañarles, algunas veces ilusionados, otras temerosos, hasta que lleguen al final.

Es un libro increíble, que merecería estar en los estantes de libros más vendidos de las librerías.

Marcos Muñoz, el autor, del que ya os he hablado en otra ocasión por su libro La Bendición de la Muerte Fatal y cuya reseña ya publique en este blog, es periodista. Nació en Barcelona en 1977.

1387 es su primera obra narrativa, pero ha escrito diversos libros técnicos y el anteriormente comentado ensayo, además de sentirse orgulloso de haber entrevistado a Michael Nyman.

Tiene un blog personal Look! up to the Sky! donde también ha publicado varios relatos cortos que tienen que ver con el universo de 1387. Y que podéis leer en los siguientes enlaces, aunque os recomiendo que antes leáis el libro.
Una canción de muerte y vida (I)
Una canción de muerte y vida (II)
Una canción de muerte y vida (III)
Una canción de muerte y vida (IV)

Además Marcos Muñoz es cofundador, junto con Jokin González de la editorial Mil Monos.

Existe además un grupo de Facebook de este libro, donde se habla sobre él y se dan avances sobre los siguientes libros de esta saga. Os recomiendo, eso sí, que os leáis el libro antes de uníros al grupo, para evitar, como diría River Song, los temidos spoilers.

El libro lo podéis comprar en la propia tienda que Mil Monos tiene en Ebay.

Para terminar aquí os dejo la foto con dedicatoria del libro.

Título: Orgullo y prejuicio y zombis
Autor: Seth Grahame-Smith y Jane Austen
Edición: Umbriel
Páginas: 384

—————–

No puedo evitar comenzar esta reseña de una manera tajante diciendo que la lectura de este libro es una total y absoluta pérdida de tiempo. No merece la pena lo mires por donde lo mires, a no ser que tengas alguna motivación especial para querer leerlo. Pero tanto si eres fan del género zombi como si lo eres de las novelas de Jane Austen lo más seguro es que termines la lectura, eso si la terminas, con la sensación de que es el mayor ejemplo de como un escritor puede saltar a la fama sin hacer el más mínimo esfuerzo.

Primero me gustaría explicaros mis motivaciones para haber intentado, esta vez sí lo he conseguido, leer el libro entero, después de un primer intento hace años, en el que lo abandoné sin haber llegado apenas a la página 100.

Mis motivaciones fueron por un lado que acababa de leer Orgullo y Prejuicio de Jane Austen y estaba metida en su universo gracias a esa lectura junto con películas y series varias que he visto relacionadas con ella. Y a esto le añadimos que me encanta Jane Austen y me encantan los zombis. Pensé que era ahora o nunca y más después de esa primera intentona fallida de leer el libro. Y a pesar de que todos estos años he estado convencida de que hice bien en no terminar de leerlo, ha sido este capricho mío de volver a intentarlo el que me ha mostrado que no solo tenía razón si no que además ha vuelto a enemistarme con el autor con el que me había reconciliado gracias a otro libro del que ya os hablaré en otro momento.

No voy a ser tan atrevida como para decir que Seth Grahame-Smith se haya reído de todos los lectores de este libro limitandose a coger un clásico de la literatura inglesa copiando tal cual palabra por palabra y colocando una pincelada aquí y otra allá, para intentar colar con calzador un ambiente lleno de zombis. Tampoco voy a pensar tan mal como para decir que el tiempo máximo que parece haberle dedicado al libro debe ser el mínimo necesario para repetir una y otra vez, las mismas frases sobre el entrenamiento en china de las guerreras Bennet o la disposición de Elizabeth a solucionar todos sus pesares infringiéndose los siete cortes de la vergüenza.

En realidad los cambios con respecto a la historia original pueden ser explicados en un párrafo de un máximo de 10 lineas y nos ahorramos el sufrimiento de leer el resto. No estoy diciendo que no merezca la pena leer la historia, lo que no merece la pena es leer los añadidos de Grahame-Smith y para la historia en sí ya tenemos el original que es bastante mejor.

Le reconozco al autor, eso sí, que gracias a este libro, resurgiera con fuerza el interés en los zombis, para eso si sirvió, pero eso es todo.

La guía de lectura que está al final del libro y que consta de 9 preguntas para una supuesta profundización en la trama no dejan ser curiosa, tampoco es una cosa de morirse de risa, pero algo es algo.

Otro de los escasos puntos a favor es que el libro tiene unas ilustraciones en blanco y negro que tienen su gracia, al menos eso si me ha gustado del libro. Os pongo alguna para que juzguéis vosotros mismos.

Elizabeth mostrándole sus dotes para las artes mortales a Lady Catherine

Elizabeth mostrándole sus dotes para las artes mortales a Lady Catherine

La primera declaración de Darcy a Elizabeth

La primera declaración de Darcy a Elizabeth

Darcy al rescate de Elizabeth ante una horda de zombis en Pemberley

Darcy al rescate de Elizabeth ante una horda de zombis en Pemberley

Darcy y Elizabeth felices y unidos en su lucha contra los zombis

Darcy y Elizabeth felices y unidos en su lucha contra los zombis

Es cierto también que a partir de este libro surgieron todo tipo de adaptaciones de clásicos no solo al universo zombi como La casa de Bernarda Alba zombi o Lazarillo Z, si no tocando ya todos los géneros posibles, “Androide Karenina”, Sentido y sensibilidad y monstruos marinos”, “Jane Slayre” y una larga lista de títulos por el estilo.

De todos estos solo he leído este que os comento y el de la Casa de Bernarda Alba zombi que sí me gustó. Pero ese me gustó porque está más trabajado, desde el inicio del libro en el que te pone en antecedentes e intenta crear una explicación para ese escrito y ya te ambienta en los cambios ocurridos en el libro original, hasta la forma de encajar los zombies en la narración. Ese sí merece la pena, aunque igual que aquí los cambios se encajan sobre el texto original creo que en La Casa de Bernarda Alba zombi, quizás por su brevedad y por la molestia que se han tomado en que todo encaje en la ambientación, ha sido más acertado el resultado.

Pero no así en el libro que nos ocupa. Ni siquiera los ataques zombies, ni la lucha entre los personajes, ni la zombificación de Charlotte resulta mínimamente interesante, si no absurda y ridícula sin ni siquiera poder justificarlo como una parodia.

De todas formas, se que me reconciliaré con el autor, pues otro de sus libros “Cómo sobrevivir a una película de terror” si me gustó mucho, lo encontré divertidísimo e imprescindible para amantes del género. Pero ya os hablaré con más detalle de ese libro. También creo que quizás le de una oportunidad a Abraham Lincoln Vampire Hunter, como gesto de buena voluntad.

Pero en cuanto a este primer libro de Grahame-Smith ni os molestéis en buscarlo para echar un vistazo, ya no digo leerlo.